Yoga

Wiki Terapias

¿Qué es el Yoga?

El origen del yoga se sitúa en la India hace más de 5000 años, de ahí su vinculación con el hinduismo.

Etimológicamente la palabra yoga significa ligar – unir, por lo tanto, la práctica de yoga en su esencia y tradición busca la integración del Ser, es decir, armonizar cuerpo, mente, respiración y espíritu.

Cuando hablamos de yoga, generalmente nos referimos al Hatha Yoga, cuya práctica está basada en trabajar el cuerpo y la mente mediante la adopción de diversas posturas no habituales, acompañadas de la respiración, observación, concentración y relajación. Del Hatha yoga se derivan todos los demás tipos de yoga que se practican hoy en día, como son: kundalini, astanga, Iyengar, etc.

La medicina tradicional al observar las dolencias que presentan las personas que trabajan y/o estudian, en su mayoría fruto de la presión a la que están sometidas, aconseja la práctica de yoga. Esto es así porque en una sesión de yoga se busca que la persona desconecte de su actividad tanto laboral como personal, y que dedique ese tiempo a sí misma desde la relajación, la quietud mental y la meditación.

El trabajo del yoga es holístico, es decir, abarca todos los ángulos del cuerpo y de la mente aportando flexibilidad, elasticidad, firmeza, equilibrio, fuerza y vitalidad. Por eso al finalizar una sesión nos encontramos con más ánimo y fortaleza mental y física.

¿En qué consiste una sesión de hatha yoga?

En la práctica de yoga se combinan diferentes elementos como son:

  • la respiración (pranayama)
  • posturas (asanas)
  • bandhas y mudras (gestos que cierran circuitos energéticos y nos ayudan a la interiorización)
  • concentración/observación, relajación, cantos devocionales (mantras)
  • meditación.

La combinación de estos elementos varía en cada clase y según el criterio del profesor y las necesidades del alumno o grupo de alumnos.

Posturas de hatha yoga

Las asanas pueden ser estáticas (manteniéndolas unos momentos, contabilizándolas a través del número de respiraciones) o dinámicas (realizándola en movimientos coordinados con la respiración) y constan de 5 movimientos básicos: flexión hacia delante, extensión hacia atrás, flexión lateral, inversión y equilibrio; cada uno de ellos tiene unos objetivos específicos.

Cómo es una sesión de Yoga?

Generalmente se inicia desde una pequeña relajación, en conjunto con la toma de consciencia de la respiración, y de nuestro estado físico y mental. Continúa con ejercicios específicos de pranayama y/o con la construcción de posturas en donde la respiración sirve como guía, enlazándose dichas posturas de manera que se compensan unas con otras. Entre una y otra postura se dejan pequeños espacios para asimilar la reacción del cuerpo y de la mente.  Al terminar con las asanas se puede cerrar la sesión con un ejercicio concreto de pranayama seguido de una relajación o unos minutos de meditación; o bien entrar directamente en relajación tumbados, abandonando el cuerpo y asimilando el efecto de la práctica en su totalidad. También se puede realizar una pequeña meditación después de la relajación y/o escuchar un mantra.

Durante el desarrollo de la práctica el profesor va recordando mantener la concentración en la respiración, en la respuesta del cuerpo y de la mente, en la observación del cambio que se produce en nuestro estado físico y mental. De esta forma vamos aprendiendo a crear estados de relajación en cualquier momento del día ya sea en momentos de tensión en el trabajo o en nuestra relación con los demás.

Otro aspecto del yoga que se puede incorporar a su práctica, es el yoga nidra, que consiste en una relajación guiada profunda y consciente que nos induce a un estado meditativo, o sea, a una relajación física, psíquica y emocional.

La duración de una sesión de hatha yoga suele oscilar entre una y dos horas, cuanto más larga, más completa puede ser, ya que permite incorporar más elementos a la misma. Lo que sí es imprescindible en cada sesión son las posturas, el trabajo de respiración o pranayama y la relajación, el resto de actividades se pueden incorporar en una clase o alternarlas en diferentes sesiones.

¿Que finalidad tiene el yoga?

Generalmente la persona que se inicia en la práctica de yoga lo hace buscando alguno de estos objetivos: relajación, autoconocimiento, o ambos a la vez. Pero te encuentras con una filosofía de vida que te induce a indagar en tu propia naturaleza, profundizando en la realización personal. En cualquier caso, el logro de cada uno depende de sus intereses particulares.

Las personas nos identificamos con la mente individual y con el cuerpo que nos permite vivir y desarrollarnos en el mundo, lo cual nos causa sufrimiento, dolor y desasosiego. El objetivo del yoga es romper con esa ilusión para que la persona reconozca y viva en la realidad de su esencia que es divina y universal, que se reconozca como consciencia universal.

La práctica del yoga requiere constancia y paciencia para ir alcanzando resultados de forma gradual, progresiva y continua.

Beneficios de la práctica de yoga

Los beneficios del yoga son muy diversos y dependen del estado físico, mental y emocional de cada uno, de la edad que iniciamos la práctica, así como de la dedicación, constancia e intensidad con la que se practique. No obstante, se pueden identificar grandes resultados en general, como son:

  • Físicos: flexibilidad, elasticidad, fuerza y tonicidad muscular y ósea, estimulación de la circulación sanguínea, perfeccionamiento y agudización de los sentidos, mejora de la postura corporal.
  • Mentales: reducción del estrés, control de las alteraciones mentales, mejor gestión de los estados de ansiedad y con ello la reducción del sufrimiento. Todo ello nos va a permitir disfrutar de una mente sosegada y serena, desarrollando la atención y la concentración, armonizando la personalidad y el carácter, desarrollando la espiritualidad.
  • Respiratorios: nos enseña a respirar alargada y correctamente, alcanzando una respiración completa, profunda y relajada.

¿Quién puede practicar yoga?

Cualquier persona indistintamente de la edad y de la condición física e independientemente de su religión o credo. No es necesario una condición física determinada ni una preparación previa para la iniciación en la práctica de yoga.

Las posturas, por difíciles o complicadas que puedan ser en su ejecución, siempre se pueden adaptar a la condición particular de cada persona, o incluso adoptar una variante más simple de la postura en cuestión. Por eso, el yoga, que no es un deporte como tal, no admite imitación ni competición; es una práctica íntima y personal, aunque se practique en grupo. Cada persona tiene que encontrar su nivel y es responsabilidad del profesor/a acompañarle en ese proceso.

Si se padece algún tipo de enfermedad o dolencia es recomendable acudir al médico de cabecera y/o especialista para que le diagnostique y poder así adaptar la práctica a sus necesidades sin poner en riesgo su salud y su integridad física.  En el caso de las embarazadas se recomienda el inicio de la practica durante los primeros meses de gestación, y sus beneficios aumentan si ya era practicante antes de quedar embarazada.

El yoga es una técnica muy completa que nos aporta salud física y paz mental, si te sientes atraído o atraída por esta práctica te animamos a probarla y experimentar sus resultados.

 

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad