Taichí

Wiki Terapias

¿Qué es el taichí?

El Taichí o taichí chuan es un arte marcial desarrollado durante la época del imperio chino. El Taichí contiene aplicaciones terapéuticas debido a sus múltiples beneficios, tanto a nivel corporal como mental, buscando la consecución de un equilibrio físico y psíquico. Los beneficios que presenta el Taichí se hacen evidentes en poco tiempo e inclusive, en China, se cree que la práctica del taichí puede retrasar el envejecimiento y prolongar la vida además de otros múltiples beneficios.

El Taichí es una forma de realizar ejercicio muy saludable, en la que predominan los movimientos largos y suaves, con una ausencia de alteración del ritmo respiratorio y cardiaco.

 

¿Cómo funciona el taichí?

El Taichí es un arte marcial que respira la esencia de la filosofía de la naturaleza china, por lo que está vinculado con conceptos tales como el Ying y el Yang o el Chi (Qi).

El Ying y el Yang, se consideran extremos opuestos que a su vez están interconectados formando parte de un todo, describiendo así las cualidades opuestas de las cosas tales como: el bien y el mal, el día y la noche, el amor y el odio, la felicidad y la tristeza, etc. Uno no puede existir sin el otro, de tal modo que la ausencia de alguno de ellos, haría carecer de sentido a su antagónico compañero.

El Chi (Qi), hace referencia a la energía vital manifiesta en el universo de distintas formas, englobando todos los elementos conformados por la misma. Es el flujo vital que se encuentra en todo ser vivo. Al ser un campo tan amplio, la tradición china lo clasifica en tres categorías:

  • El Chi Celeste
  • El Chi terrestre
  • El Chi humano

Toda persona, animal o planta posee su propia energía Chi, la cual tiende a estar en equilibrio. Cuando esto no sucede es cuando se manifiestan los problemas de salud y/o enfermedades.

Dentro de la disciplina del Taichí, existen diversas modalidades tales como: Taichí Chen, Taichí Yang, Taichí Wu/Hao, Taichí Wu y Taichí Sun, aunque los estilos principales que predominan son:

  • Taichí Yang: en esta modalidad predominan los movimientos suaves, largos y en ausencia de alteraciones de ritmo respiratorio o de la fuerza ejercida en la ejecución de los movimientos. Por ello es altamente recomendado para principiantes o para personas de una edad avanzada.
  • Taichí Chen: en dicho estilo se busca pasar de la relajación a la explosión en un solo movimiento, haciendo de esta una modalidad un poco más compleja. Aun así, sigue tratándose de ejercicios relativamente moderados, por lo que cualquier persona lo puede practicar.

Con el Taichí se trabajan todos los músculos del cuerpo, teniendo en cuenta factores como la fuerza, la flexibilidad y el equilibrio. También es considerada una práctica físico espiritual que mejora la calidad de vida tanto física como mental.

 

¿Cómo es una sesión de taichí?

Normalmente, las sesiones de Taichí se realizan de manera grupal y su duración suele ser de una hora.

Se inicia con un calentamiento de una serie de movimientos conectados y fluidos, dichos movimientos variarán en función de la modalidad escogida. Seguidamente se conectará con el núcleo de la sesión, la cual vendrá compuesta por los movimientos, nuevamente relacionados, con la modalidad de Taichí.

Los nombres de las posturas se correlacionan con la ejecución del movimiento y cada uno de ellos es adaptable a las necesidades del practicante, incluso siendo posible la eliminación del mismo en la rutina, si dicho practicante no se encuentra cómodo con él.

Durante el transcurso de la sesión, se debe permanecer con la mente en un estado activo ya que, debido a la complejidad de la composición de los ejercicios, los expertos en la disciplina recomiendan que no se practique en modo automático mientras se tiene la mente en otros quehaceres.

 

Beneficios del taichí

Los beneficios del Taichí son numerosos y podríamos pasarnos un buen rato hablando sobre cada uno de ellos, por lo que a continuación haremos mención de unos cuantos, pero si quieres descubrir todo lo que el Taichí te puede aportar, no dudes en reservar tu sesión y experimentar todos y cada uno de sus beneficios.

Diversos estudios demuestran que el taichí incrementa la fuerza del tren inferior en aproximadamente un 30% y el tren superior un 25%, además de incrementar el equilibrio, la flexibilidad y la resistencia muscular. En personas asmáticas ayudaría a controlar su patología debido a la realización de diferentes respiraciones profundas durante la práctica de los diversos movimientos, además de mejorar la capacidad aeróbica en general.

Con el Taichí no sólo experimentarás los beneficios que puedes encontrar con la práctica de cualquier deporte, sino que además mejora la circulación sanguínea y la tensión arterial gracias a sus movimientos suaves, mejora la digestión activando el funcionamiento intestinal e incluso el sistema nervioso, ya que la realización de manera unificada de sus movimientos, repercute en una tonificación equilibrada de dicho sistema, favoreciendo la capacidad de atención y calma.

Estos entre otros, son algunos de los beneficios que te puede aportar este arte marcial chino que practican millones de personas en todo el mundo.

 

¿Para qué tipo de personas está recomendado el taichí?

Una vez enumeradas todas las bondades de este arte marcial chino, queda de manifiesto que el Taichí es totalmente recomendable para todo tipo de personas, independientemente de su edad, sexo, o su estado de forma física. Así que, si te lo estás planteando no dudes más y descubre a los mejores profesionales de Taichí en Omonovo.

 

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad