Gestalt

Wiki Terapias

¿Qué es la terapia gestalt?

La terapia Gestalt, es toda una filosofía existencial centrada en el arte de vivir, con una perspectiva unificadora del ser humano en la cual se busca un énfasis en la toma de consciencia del aquí y ahora, teniendo como objetivo la búsqueda de soluciones dentro del propio ser, rehabilitando el sentimiento emocional y corporal.

Una de las principales características que definen la psicología de la Gestalt, es su visión holística. La Gestalt, tiene su origen en Alemania en el siglo XX, concebida en contraposición a las corrientes psicológicas como el estructuralismo, en el cual se pretendía dividir la mente en pequeños elementos o unidades básicas para poder dar explicación a las conductas humanas. La Gestalt se oponía al hecho de que algo tan complejo como la conducta humana pudiese ser entendida bajo cualquier otra cosa que no fuese un todo, y se demostró que los seres humanos no percibimos las cosas como entidades sin relación o aisladas, si no que mediante los elementos de percepción del ser humano se establece un proceso integrativo con un significado final.  De esta filosofía deriva su propio nombre, ya que en alemán Gestalt significa “configuración”, “forma” o “todo”.

En resumen, la Gestalt busca que ganes consciencia sobre cómo te defines y actúas en la vida, que salgas de tu zona de confort y experimentes nuevas formas de actuación que te devuelvan el equilibrio a tu vida o que te permitan seguir evolucionando como persona. ¿Estás dispuesto a experimentar y sentir el aquí y el ahora?

 

¿Cómo funciona la terapia gestalt?

La terapia Gestalt se define en dos principios básicos a través de los cuales cursa cualquier tipo de dinámica o sesión:

  • Ayudar a las personas a cobrar autoconsciencia sobre su propio ser: cómo se definen, cómo actúan, qué emociones experimentan, etc. Tanto en relación con su interior (autoconcepto) como con su exterior.
  • Invitar a las personas a abandonar su zona de confort, ya que es precisamente aquí donde se encuentran los patrones automatizados del comportamiento, con la finalidad de adentrarse en nuevas formas de actuación que permitan reestablecer el equilibrio de la persona.

Siguiendo estos principios, podemos identificar tres tipos de técnicas gestálticas que el terapeuta utiliza en una dinámica:

  • Técnica supresiva: el objetivo de esta técnica es que el paciente elimine cualquier cosa que no sea experimentar la vivencia del aquí y el ahora. Para ello el terapeuta deberá eliminar cualquier elemento de distracción.
  • Técnicas expresivas: busca traer el consciente a través de diversos métodos, la ensoñación del paciente, dejando a un lado las limitaciones impuestas por el razonamiento.
  • Técnicas de integración: promoviendo la integración en la personalidad mediante diferentes mecanismos, de la autorrealización con las partes escindidas, alienadas o reprimidas.

 

¿Cómo es una sesión de terapia gestalt?

Las sesiones de terapia gestáltica pueden ser individuales, en pareja o grupales. La principal diferencia estriba en que, en las sesiones grupales, los otros miembros del grupo realizan la labor de co-terapeutas, convirtiéndose también en instrumentos de cambio.

En una primera sesión se plantea el problema por el que la persona acude y cuáles son las expectativas o las metas que pretende conseguir. Es primordial que el terapeuta transmita confianza, paz y tranquilidad para que la persona pueda mostrarse tal y como es y que tenga la mayor confianza posible.

En función del problema a tratar, se definirán el número de sesiones aproximadas. Así como la asiduidad que dicha persona va a necesitar.

En el transcurso de las sesiones se realizarán diversos ejercicios de sensibilización Gestalt que ayudarán al paciente a cobrar consciencia sobre su propio ser. En cada sesión, estos ejercicios se abordarán desde diferentes perspectivas, aunque todas ellas con la misma finalidad: ser conscientes de uno mismo en el momento presente, en el aquí y el ahora.

El objetivo perseguido es favorecer el descubrimiento de los modos de funcionamiento, generalmente inconscientes, que se han quedado obsoletos. Donde únicamente bajo un proceso de aceptación y comprensión se puede dejar de luchar en contra de ellos, utilizando dicha energía para crear nuevos procesos más favorecedores para el propio paciente. Por lo que la terapia Gestalt, es considerada una técnica de crecimiento personal.

 

Beneficios que podemos encontrar en la práctica terapéutica de la gestalt

Los beneficios que presenta la terapia Gestalt son numerosos. Como hemos mencionado anteriormente, es una terapia en la que se persigue el crecimiento personal del paciente, mediante la autorrealización, la toma de consciencia de su propio ser, sus emociones, sus creencias limitantes, etc. Todo ello bajo una firme percepción del aquí y el ahora.

El fin principal que persigue la terapia Gestalt es ayudar al paciente a superar bloqueos y/o circunstancias no resueltas que le impiden alcanzar su propia satisfacción personal. Es una terapia de acompañamiento, en donde la persona tiene todas las respuestas dentro de sí y el terapeuta muestra las herramientas necesarias para lograr un equilibrio y una coherencia integrativa de la persona.

La terapia gestáltica, nos permitirá tener una comprensión mayor de nuestros sentimientos y emociones, entendiendo en todo momento las razones por las cuales la persona está sintiendo lo que está sintiendo. Además de vivir el momento presente en su total plenitud sin recordar de manera consciente o inconsciente pasados dolorosos o limitantes.

A diferencia de otras terapias, la Gestalt se centra en el presente dándonos la posibilidad de obtener una consciencia profunda sobre nosotros mismos, haciéndonos dar cuenta de no hay otro responsable que nosotros mismos en cuanto a nuestro bienestar se refiere.

 

¿Para quién está indicada la terapia gestalt?

La terapia Gestalt se centra en un trabajo personal de autodescubrimiento y autorrealización, conectándose con uno mismo; por lo que no existe contraindicación alguna y es totalmente recomendada para todas aquellas personas que busquen experimentar un crecimiento personal.

Cualquier persona, de cualquier edad se puede beneficiar de las bondades que presenta la Gestalt, siempre y cuando posea unas capacidades lingüísticas mínimas, necesarias para describir todo aquello que se siente.

El terapeuta profesional será capaz de adaptar las sesiones a las necesidades o características del paciente siendo capaz de lograr el objetivo de mejorar la coherencia entre lo que se siente, se piensa y cómo se actúa.

Una cuestión a tener muy en cuenta es que a través de la Gestalt no se podrán solucionar ningún tipo de trastornos psicológicos, ya que como bien se indica anteriormente es una terapia enfocada totalmente en el crecimiento y desarrollo personal.

 

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad