Fitoterapia

Wiki Terapias

¿Qué es la fitoterapia?

La palabra Fitoterapia hace referencia a la terapia que usa las plantas medicinales como base para su tratamiento.

El uso de las plantas con fines curativos se ha venido usando a lo largo de toda la historia de la humanidad, así que la fitoterapia forma parte de nuestra  farmacopea actual.

La elaboración de medicamentos se inició con el uso de remedios botánicos. Por lo tanto, la fitoterapia ha constituido desde siempre, uno de los pilares de la terapéutica moderna.

Emplea compuestos de origen vegetal, que nos sirven tanto para prevenir, como para tratar o atenuar las distintas patologías a las que se enfrenta el ser humano a lo largo de su vida.

Aunque dentro del reino vegetal existen productos de diversa actividad y potencia farmacológica, la fitoterapia prefiere usar aquellos compuestos cuya acción sea suave o moderada y que permitan un amplio margen terapéutico, de ahí la seguridad de su uso.

De esta forma usa remedios que sean poco agresivos, lo que convierte a la fitoterapia en una terapia de acción suave; especialmente recomendada en el tratamiento de enfermedades leves y moderadas; además de ser conveniente su aplicación en las afecciones de origen crónico.

¿Cómo funciona la fitoterapia?

La base de los compuestos de fitoterapia son las plantas y los diferentes productos que podemos obtener de ellas.

Ya la OMS en el año 1978 se refería al término planta medicinal como a “cualquier planta que en uno de sus órganos contiene sustancias que pueden ser utilizadas con finalidad terapéutica, o que son precursores para la semisíntesis químico-farmacéutica”.

Las plantas contienen ingredientes o principios activos de origen vegetal, que son preparados de forma muy exhaustiva, para que puedan ser así administrados al paciente de la forma más segura y eficaz.

Son estos principios activos los que confieren a la planta su gran poder terapéutico.

Para la elaboración de los distintos preparados se pueden usar:

  • Plantas bien troceadas o pulverizadas.
  • Productos de origen vegetal que han sido obtenidos mediante extracción o purificación.

Así podemos encontrar extractos, jarabes, cápsulas, tabletas o bien las plantas simplemente desecadas para que podamos usarlas en decocción o infusión.

 Eficacia de la fitoterapia

Para demostrar la eficacia de las plantas medicinales se usan distintos parámetros. Esto dependerá de varios factores:

  • Conocimiento de los principios activos de la planta que vayamos a usar.
  • Ensayos clínicos farmacológicos.
  • Experiencia clínica. A este factor se le atribuye una gran importancia e interés.

 

En los últimos años se ha ido incrementando la realización de ensayos elaborados sobre todo con extractos estandarizados, lo cual ha permitido obtener importantes informaciones con respecto a las indicaciones, posología, así como a posibles interacciones y efectos de los compuestos fitoterapéuticos.

¿Cómo es una sesión de fitoterapia?

El terapeuta especializado en fitoterapia tras realizar una exhaustiva valoración del estado de salud de la persona, decidirá que preparados fitoterapéuticos puede recomendar al paciente.

Según el estado de salud y la causa por la que consulta el paciente, se le aconsejarán las plantas medicinales más adecuadas para su padecimiento.

El tratamiento se continuará por un tiempo establecido por el terapeuta, que puede variar desde unas semanas a unos meses.

Cabe recordar que la elección de la fitoterapia está determinada por su inocuidad y alta seguridad, así como por su eficacia. Pero siempre se debe administrar bajo supervisión profesional para evitar efectos secundarios o interacciones con medicamentos.

Situación actual de la fitoterapia

El uso de la fitoterapia ha aumentado en los últimos años, tanto por parte de profesionales sanitarios y no sanitarios, como por la población en general que busca en esta técnica una forma de aliviar y resolver diversos estados de enfermedad, que no han quedado resueltos por la medicina convencional.

Hoy los laboratorios nos ofrecen preparados con una alta seguridad basada en un amplio conocimiento químico, farmacológico y clínico de las plantas medicinales.

Estos factores contribuyen a que la fitoterapia se haya convertido en una de las técnicas más demandadas por la población.

Beneficios de la fitoterapia

Las plantas medicinales se pueden usar en distintas y muy variadas afecciones. Tienen menores efectos secundarios que otros medicamentos y su eficacia está más que probada.

Debido a su mejor tolerancia que otros preparados convencionales, pueden usarse durante períodos de tiempo más largos. Además en la mayoría de los casos pueden usarse como complemento o coadyuvante de otros tratamientos.

Los problemas respiratorios, dolencias digestivas e insomnio, constituyen las situaciones en las que suelen ser más empleadas.

La mayor parte de las personas que usan remedios de plantas padecen síntomas leves o moderados o bien enfermedades crónicas.

Veamos en que afecciones nos puede ayudar el uso de la fitoterapia:

  • Afecciones digestivas: estreñimiento, diarreas, indigestión.
  • Problemas respiratorios: catarros, gripe, alergias respiratorias…
  • Dolores de cabeza.
  • Problemas ginecológicos: menstruaciones dolorosas, menopausia y sus alteraciones.
  • Patologías de origen ostearticular: artritis, artrosis.
  • Hipercolesteremias (colesterol alto).
  • Hipertensión arterial.
  • Trastornos circulatorios como hemorroides y varices.

¿Para quién está indicada la fitoterapia?

Los preparados de plantas pueden ser usados en todas las edades, de hecho, en pediatría se están usando cada vez con mayor frecuencia, pero hay que tener en cuenta algunas particularidades:

  • Poseer un amplio conocimiento de las plantas medicinales nos permitirá saber cuándo y en que etapas de la vida podemos recomendar una planta medicinal.
  • Hay plantas que no deben ser usadas en el embarazo o en época de lactancia. Tampoco en niños muy pequeños o en adultos que se encuentran debilitados.
  • Deberemos de conocer muy bien la posología a pautar, que variará según la edad de la persona, es decir, será diferente para un niño pequeño que para un adulto.
  • A no ser que sean compuestos completamente inocuos y adaptados, la fitoterapia no está recomendada para los niños más pequeños. Se puede empezar a utilizar a partir de los 4 años de edad teniendo en cuenta los factores anteriormente descritos.

Nuestra recomendación para esta técnica es consultar a un profesional especializado e igual que para los medicamentos, no automedicarse.

 

Fuentes:

Fitoterapia. Vademecum de prescripción. 4 edición. Editorial Masson. Barcelona. 2003. 

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad