Drenaje linfático

Wiki Terapias

¿Qué es el drenaje linfático? 

Encuadramos el drenaje linfático dentro del módulo de técnicas manuales, incluido en el campo de las terapias naturales.

Esta técnica fue descubierta de forma muy intuitiva por el fisioterapeuta Emil Vodder, conjuntamente con su esposa Estrid Vodder, cuando observaban que sus pacientes mejoraban con la manipulación especial de ciertas zonas abundantes en ganglios linfáticos.

Aunque, al principio fue una técnica reconocida por un pequeño grupo de seguidores de Vodder, hoy en día goza de un merecido reconocimiento dentro de la comunidad científica.

Los distintos autores, que fueron surgiendo con el tiempo, incorporaron distintos estudios y descubrimientos que han ido mejorando y modificando la técnica, como fue el caso de Albert Leduc.

Las manipulaciones de Vodder y Leduc son actualmente las más usadas.

¿Cómo funciona el drenaje linfático? 

Esta técnica de masaje actúa sobre el sistema linfático, a nivel subcutáneo incidiendo en sus vasos. Las distintas manipulaciones que se aplican en esta práctica ayudarán a eliminar el líquido y linfa, que se han podido ir acumulando por causas muy variadas.

Está técnica actúa reabsorbiendo el exceso de líquido y otras moléculas como las proteínas, a la vez que estimula el drenaje de los vasos linfáticos.

Pero, ¿qué es la linfa? 

La linfa es un líquido de aspecto un poco lechoso y trasparente, y muy rico en células blancas, que nos va a proteger de las distintas infecciones a las que pueda estar expuesto el organismo. Este líquido discurre a través de una estructurada red de conductos que forman el sistema linfático.

La linfa recoge productos de desecho de las células, pero también les aporta valiosos elementos como oxígeno y otros nutrientes. La función del sistema linfático es fundamental para el organismo, y va estrechamente ligada a la función protectora y de defensa del sistema inmunitario. Además, entre sus funciones cabe destacar también, la importante labor de nutrición y descongestión de los tejidos.

¿En qué consiste una sesión de drenaje linfático manual? 

Es conveniente realizar este masaje en un ambiente tranquilo, para ayudar a favorecer el estado de relajación y descanso que queremos conseguir en el paciente.

La sesión de drenaje linfático se aplica con un ritmo lento y pausado, pero repetitivo, debido que los vasos se contraen a un ritmo de 10 a 14 veces por minuto. Por ello, las manos del terapeuta trabajan de manera firme, pero con ritmos suaves y delicados.

Esta técnica no debe producir dolor ni enrojecimiento. La presión ejercida en este tipo de masaje no debe superar los 30 mm de hg, para evitar el bloqueo de los vasos linfáticos.

Las maniobras que se aplican serán distintas según los distintos autores y escuelas.

En cada área a tratar (cuello, cara, piernas, brazos…) se aplican distintas secuencias que se repiten varias veces. Cuanto más edema encontremos en la zona, más repeticiones estarían indicadas.

Se pueden aplicar distintas maniobras conocidas como:

  • de reabsorción
  • de llamada
  • en círculos fijos
  • giros
  • bombeos
  • etc

Se combinarán según la localización del problema y la zona de tratamiento

La duración de la sesión dependerá de la afección, pero puede oscilar entre 30 y 60 minutos más o menos.

Las sesiones necesarias para cada tratamiento serán marcadas por el especialista en drenaje, dependiendo de la evolución del caso que se esté tratando.

¿Cuándo usar el drenaje linfático? 

Enumeramos aquí las principales indicaciones de la aplicación del drenaje linfático manual, tanto en el campo médico como en el campo de la medicina estética:

Aplicaciones médicas del drenaje linfático

  • Edemas. Entendido el edema como la hinchazón, que se origina en alguna zona del cuerpo causado por cumulo de líquido en el espacio intersticial celular. Las causas del edema pueden ser muy variadas.
  • Fleboedemas. Resultado de una insuficiencia en la circulación venosa.
  • Edemas de embarazo o edemas del síndrome premenstrual (ej. hinchazón de tobillos).
  • Trastornos dermatológicos. Puede tener efectos positivos en psoriasis y dermatitis seborreica entre otros.
  • Edemas después de una intervención quirúrgica, o bien, después de sufrir un traumatismo.
  • En algunos problemas reumáticos por su efecto antiedematizante (alivia la hinchazón).
  • Efecto de relajación y sedación.
  • En el aparato digestivo podría estar indicado en casos de estreñimiento crónico.
  • En el campo de la neurología podría servir de ayuda en algunos casos de neuralgia, así como en cefaleas y migrañas.

Aplicaciones en estética 

  • Celulitis.
  • Problemas cutáneos como acné y rosácea.
  • Tratamiento de cicatrices, (sobre todo en las más recientes).
  • Formaría parte de los programas de rejuvenecimiento.

Cuándo no usar el drenaje linfático

Como hemos visto, esta técnica aporta multitud de beneficios en diversas patologías, pero es imprescindible tener en cuenta los casos en los que no es apropiado el uso de esta terapia.

No estaría indicado en los siguientes casos:

  • Infecciones agudas víricas o bacterianas. La vía linfática podría propagar más cualquier infección.
  • En todas las insuficiencias cardíacas que no estén compensadas.
  • En casos de trombosis o flebitis, no se debe manipular encima ni en las zonas que estén cercanas.
  • Cuando hay afectación de la arteria carótida, como puede suceder en algunos ancianos.
  • Tener precaución en los casos de hipotensión.
  • Hasta hace poco se hacía hincapié en no usarlo en tumores malignos. Hoy en día los estudios no ven problema en usar está técnica en los edemas secundarios a intervenciones debidas a un tumor.
  • Algunos problemas de la piel, como por ejemplo el eczema en su fase aguda.
  • En hipertiroidismo, sobre todo no manipular la zona en la que se aloja la glándula tiroides.
  • En trastornos importantes del bajo vientre. Ej: embarazos de alto riesgo, problemas menstruales de consideración… Descartaremos el masaje de drenaje en estas áreas.

Respetando estas situaciones, no debería haber mayor complicación en el uso del drenaje linfático.

 ¿Para quién no es apto el drenaje linfático? 

En principio la edad no representa un hándicap para la realización de este tipo de masaje y puede ser beneficioso en todas las edades.

A lo que sí debemos prestar atención es a cada una de las contraindicaciones, o casos especiales en los que no podemos someternos a este tipo de terapia. Sería lo único a lo que debemos prestar más importancia.

 

Fuentes:

-Frederic Viñas. La linfa y su drenaje manual. 2ª edición. Integral. Barcelona, 1993.

 

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad