Coaching

Wiki Terapias

¿Qué es el coaching?

La palabra inglesa “coaching” significa “entrenamiento” aunque en la antigüedad la palabra inglesa “coach” hacía referencia al vehículo que transportaba a personas importantes.

En cierto modo el coaching es un vehículo que permite a las personas cambiar su estado, desarrollar al máximo sus capacidades, emprender un viaje hacia una meta deseada, un cambio de estado vital, laboral, de salud… En el coaching se dan nuevos aprendizajes, y se persigue un desarrollo personal con la finalidad de conocer y reconocer los recursos de cada uno para brillar y conseguir los objetivos que mejorarán nuestro estado.

En resumen, el coaching es un proceso, un movimiento que va desde lo que somos a lo que podemos llegar a ser.

No debemos confundir coaching con otros procesos parecidos como puede ser el mentoring, el counseling o la psicoterapia.

En el cuadro siguiente presentamos las principales diferencias entre el coaching y estas disciplinas.

Counseling

  • Ayuda dando consejos y apoyo para facilitar un proceso de cambio
  • El consultor propone la meta.

Coaching

  • Acompañar a la persona a pasar su proceso hacia la consecución de los objetivos que ella se ha propuesto.

Mentoring

  • Proceso de enseñanza-aprendizaje técnico y basado en la experiencia en el enseñante.
  • Es a largo plazo
  • Se basa en la relación entre el mentor y el que aprende.

Coaching

  • El coach no enseña sino que facilita y activa el aprendizaje.
  • No es necesario ser experto en la profesión del cliente (coachee)
  • Las necesidades son más inmediatas

Psicoterapia

  • Se acude en momentos de se necesita curar algún aspecto de la vida
  • No exige acción, se llega a los puntos de conflicto o traumas a través de la introspección.
  • Énfasis en el pasado y en el presente.

Coaching

  • Se acude a un coach porque se quiere conseguir una meta, se puede acudir incluso en momentos de éxito.
  • Exige plan de acción.
  • Énfasis en el presente y en el futuro.

 

Tipos de coaching y ámbitos de acción

Un proceso de coaching se puede aplicar en cualquier ámbito de la vida: personal, laboral, salud, deporte, nutrición, ecología de vida… Siempre que haya una meta el proceso servirá para sacar a la luz las potencialidades, las creencias que permitan la consecución de dicho objetivo.

Lo que sí puede variar es el enfoque, podemos ir desde la concreción, centrarse exclusivamente en la meta, a lo global, centrado en el desarrollo personal, de lo directivo a lo facilitador.

Algunos de estos enfoques son:

  • Coaching y PNL: la programación neurolingüística PNL es un sistema para preparar nuestra mente y lograr que comunique de manera eficaz los pensamientos con las acciones. Se trata de conocer cómo nos comunicamos con nosotros mismos y con los demás. Cambiando los pensamientos y las actitudes se cambian las acciones.
  • Coaching Ontológico: se centra en cómo observamos e interpretamos lo que nos ocurre y la creencia que incide directamente en nuestro modo de actuar. El cambio se produce a través del cambio en la manera de observar.
  • Coaching emocional: a través de las emociones, que se usan como guía, se llega al conocimiento de los problemas reales y las creencias que se resuelven con la razón. La idea principal es sacar la información de las emociones para conectar con la fuerza que nos haga vencer las dificultades y alcanzar el objetivo.
  • Coaching Co-activo: parte de la afirmación que toda persona es creativa, completa y llena de recursos, así cada persona tiene las respuestas para alcanzar su meta, el trabajo de este tipo de coaching se centra en las preguntas poderosas para profundizar y abrir nuevas perspectivas que nos muevan hacia la acción.
  • Coaching sistémico: trata de encontrar las dinámicas ocultas en un conflicto, situación o contextos que afectan en la toma de decisiones. Indicado en trabajos grupales o relacionales.

El coach como acompañante del proceso

La función del coach es la de acompañar al cliente (coachee) en su camino para alcanzar la meta. EL coach ayuda a ver aquellos aspectos que el coachee por sí solo no puede ver, es un artista de la pregunta para ir más allá. También tiene como función despertar la motivación para evolucionar y pasar a la acción de la mejor manera posible.

El coach debe tener ciertas habilidades y actitudes:

  • Compromiso y confidencialidad
  • Presencia y escucha activa
  • Asertividad y comunicación directa
  • Generar y mantener un entorno de confianza
  • Crear conciencia y diseñar acciones
  • Saber crear metas y planes de acción
  • Capacidad de seguimiento y evaluación.

El proceso de coaching

El proceso de coaching como cualquier proceso de cambio requiere tiempo y consta de acción, avance e hitos que van marcando el camino de principio a fin.

En el coaching todo proceso se inicia con un contrato entre coach y coachee en el que se define el servicio y lo que se va a trabajar; el compromiso del coach y lo que aporta al servicio del objetivo del coachee y la disposición del coachee en este proceso de aprendizaje. También se establecen los temas logísticos: hora, lugar, precio por sesión…

Generalmente un proceso de coaching puede tener una duración de entre seis u ocho sesiones. Pasado este plazo se revisa si se ha alcanzado el objetivo, si se necesitan más sesiones o bien se cierra  el proceso.

Una vez establecido el contrato, las fases de un proceso de coaching son:

  • Definir la meta, ver el contexto, la situación presente y el punto de partida. Una vez sabemos de dónde partimos nos planteamos a dónde queremos ir. Definir una meta centra la actividad. El objetivo, la meta debe ser específico, medible, alcanzable, realista y temporalizado. La meta siempre debe esperarse en positivo, se desestima la negación en la formulación.
  • Definir el camino, el plan de acción. Planificación de las tareas y acciones, alternativas para conseguir el objetivo. Se establecen los hitos a corto plazo que irán definiendo el camino hasta el objetivo final. El plan de acción debe estar orientado a facilitar la toma de conciencia sobre los recursos y talentos, enfocado a soluciones y a prever y superar obstáculos.
  • Fase de desarrollo: paso a la acción.
  • Evaluación y cierre: una vez conseguido el objetivo se cierra el proceso a partir de la evaluación, se ponen de relieve todos los pasos que se han dado, los aprendizajes y lo más importante, la celebración del éxito.

¿Cómo es una sesión de coaching?

Tras haber llegado al acuerdo sobre cuál es el objetivo principal, en cuántas sesiones se propone trabajar, precio, frecuencia, etc. Empiezan a desarrollarse las sesiones.

Las sesiones siguen un esquema basado en cinco pasos:

  1. Enfoque: la sesión siempre empieza con una pregunta “¿Qué quieres trabajar hoy?”, se va concretando la meta del día, siempre relacionada con el objetivo principal. A través de preguntas poderosas, aquellas que hacen conectar con el sentido del proceso, se define el tema y el objetivo de trabajo.
  2. Presente: nos preguntamos sobre la situación presente en relación a la meta. Esta evaluación nos sirve para ver la distancia que queda por recorrer, podremos percibir los logros hasta el momento y para calibrar los posibles obstáculos que quedan.
  3. Opciones: buscamos los recursos, las opciones de acción apoyadas en nuestras fortalezas y orientadas a soluciones.
  4. Desarrollo de talentos: en esta fase identificamos nuestros talentos para anticipar barreras internas y externas.
  5. Compromiso: el paso a la acción, sin ella ningún sueño se convierte en real.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad