Terapia neural para las episiotomias

por A.M.

Casos Reales

En el parto tuve un pequeño desgarro y el ginecólogo decidió darme un par de puntos en el periné. Después de la cuarentena era imposible tener relaciones sexuales, ¡de tanto dolor que tenía! Fui a ver a una fisioterapeuta del suelo pélvico y me comentó que me habían cosido un punto de más, y que este punto es el que me estaba molestando tanto. Me dio dos opciones: una volver al ginecólogo para que cortara de nuevo y la otra era intentar la terapia neural antes, para ver si me funcionaba. Así que preferí intentar la terapia neural.

Ya después de la primera sesión, el dolor ya no era tan insoportable, y después de la segunda era más que aceptable. A la tercera estaba recuperada al 90%, y el tiempo hizo el resto. La terapeuta me explicó que para los puntos de parto (episiotomia) la terapia neural funciona muy muy bien. ¡Y la verdad es que en mi caso así fue!

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad