¿Por qué deberías reducir el consumo de proteína animal y aumentar el vegetal?

Publicado el lunes, 08 enero 2018

Alimentación

¿Es tan cierto que debemos de reducir el consumo de proteína animal?

Sin dudarlo la respuesta es: sí. El consumo de proteína animal está siendo desproporcionado, y además aumenta de año en año. Solamente desde el año 1980 hasta la actualidad, los datos afirman que el consumo de proteína animal ha aumentado más de un 40%.

El exagerado consumo de proteína animal tiene grandes repercusiones, no sólo en el estado de nuestra salud, sino también a nivel medioambiental perjudicando seriamente a nuestro planeta.

Impacto del consumo de proteína animal en el medioambiente

Hoy en día el consumo de proteína animal, en particular, emite más gases de efecto invernadero que la conducción de automóviles. Éste dato que puede parecer sorprendente y cuanto menos curioso por su desconocimiento.

Según datos de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación), la ganadería genera un 18% más de C02 que el sector del trasporte.

El sector de la ganadería genera el 65% de óxido nitroso. Éste gas que proviene en su mayoría del estiércol, uno de los gases que más influyen en el calentamiento global. Además del 37% de metano, y el 64% de amoníaco entre otros.

A esto se le añade el grave problema que representa la deforestación y el derroche del agua; la FAO nos revela que el sector de la ganadería viene ocupando un 30% de la superficie terrestre que son pastizales y un 33% de la superficie cultivable destinada a la producción de forraje. La tala de bosques indiscriminada se ha convertido en el principal y más importante problema de la deforestación.

La FAO recomienda medidas para mitigar el impacto tan importante que proviene del consumo exagerado y desmedido de proteína animal, pero parece ser que las voces quedan lejos y nos cuesta intervenir.

Desde aquí respaldamos medidas tan sencillas como reducir el consumo de proteína animal en la población en general. Un acto tan sencillo, pero con una gran repercusión positiva para nuestro planeta. No olvidemos, que es nuestra primera y principal casa.

Relación con el hambre mundial

La gran crisis de hambre que existe en el mundo exige acciones por parte de los gobiernos y la ciudadanía.

El hambre mundial  depende de valores como la justicia, la redistribución del alimento,la fertilidad de los suelos…

Pero lo que sí parece estar claro, es que un cambio global hacia una dieta con un tanto por ciento elevado de alimento vegetal resulta imprescindible para ayudar al mundo a disminuir la pobreza y el hambre, algo que ya nos confirmaba la ONU en alguno de sus informes. En uno de ellos, aparecido ya en 2010, en la revista “The guardian”, se hace hincapié en que el consumo descontrolado de proteína animal, como carne y lácteos son insostenibles.

Riesgos para la salud debido al consumo excesivo de proteína animal

Existen numerosos estudios que relacionan la prevalencia o el riesgo de padecer determinadas patologías debido al consumo de proteína animal.

Una de ellas es tener un mayor riesgo de padecer y morir por enfermedades cardiovasculares. Por ello, sería conveniente ir cambiando nuestros hábitos alimenticios e ir reduciendo la proteína animal, sustituyéndola paulatinamente por proteína vegetal. La proteína vegetal hace el efecto contrario a la proteína animal, ya que aporta una mayor protección cardiovascular.

En el año 2015 la OMS recomendó la disminución de carnes rojas y productos cárnicos procesados. El consumo de estos alimentos estaba relacionado con el aumento en el riesgo de padecer varios tipos de cáncer. Entre ellos, el cáncer colorrectal.

Los beneficios de incorporar proteína vegetal en nuestra dieta

Un alto contenido de alimentos de origen vegetal puede ayudar a conseguir un estado de salud más óptimo. Veamos:

Previene enfermedades cardiovasculares

Menor incidencia de hipertensión, y menos riesgo de hipercolesterolemia. También en la cantidad de lípidos en sangre aparecen diferencias. Estos valores van asociados al nivel protector de algunos alimentos vegetales, y al mayor consumo de fibra y esteroles vegetales.

Ayuda a las personas diabéticas

La diabetes II, también es una patología, en la que una dieta basada en alimentos vegetales y bien diseñada, afectaría de manera positiva a el control de nuestra glucemia.

Ayuda a prevenir el cáncer

Las personas con una dieta basada más en alimentos vegetales, presentan una menor incidencia de cáncer que el resto de la población, sobre todo en cánceres como el cáncer colorrectal y de próstata.

El consumo de frutas y verduras, por su abundancia en fitoquímicos (antioxidante), ejercen un papel que puede ser protector. Actúa sobre procesos celulares relacionados directamente con la forma en que progresa el cáncer.

Según un estudio del Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer, las frutas y verduras serían protectores de cánceres como el de pulmón, esófago, boca y estómago. También, la fibra, los carotenoides, los antioxidantes, la vitamina C; entre otros, ejercen su papel protector frente a varios tipos de cáncer.

Disminuye el riesgo de padecer enfermedades renales

Las enfermedades renales se ven perjudicadas por el alto consumo de proteína animal. Reducir el excesivo consumo de esta, va a retardar la progresión esta enfermedad.

Los productos de la huerta, los reyes de nuestra mesa

Sería adecuado ir encaminando nuestra dieta a una dieta de prevalencia vegetal, en la cual, las frutas, las verduras (con su amplia gama de colores y sabores), las legumbres, los frutos secos, las semillas y los productos de la huerta se conviertan en los reyes de nuestra mesa.

Disminuir el número de veces que comemos proteína animal, o ir incorporando pequeños cambios a lo largo del día, va a representar un gran progreso.Este cambio de hábitos en materia de alimentación es fácil si somos capaces de tener un objetivo en común, como es el cuidado de nuestra salud y del entorno que nos rodea.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad