¿Padeces mastitis? Aprende a combatirla de manera natural

Publicado el miércoles, 07 marzo 2018

Enfermedades & SíntomasMujer

¿Qué es la mastitis?

La mastitis es una inflamación de las mamas, en algunos casos con infección, producida por bacterias que penetran en el tejido, generalmente por los conductos del pezón. De hecho, la mastitis se produce por la obstrucción de los conductos y puede ser localizada por la compresión de un conducto o generalizada.

La mastitis suele producirse durante la lactancia. Es conveniente seguir amamantando al bebé, aunque se esté en un período de inflamación mamaria, ya que vaciar los senos tanto como sea posible favorece la descongestión y para el bebé no supone ningún peligro.

Síntomas de la mastitis

Los principales síntomas son: dolor intenso, calor y rubor en la mama, mayor sensibilidad en el pezón, ganglios inflamados en las axilas y, en algunos casos, fiebre y secreción de pus por el pezón.

Mastitis y lactancia, relación emocional

Los problemas en las mamas, generalmente en la mujer, aunque pueden darse en hombres, tienen que ver con el cuidado del “nido” – cuidar el núcleo familiar normalmente pareja e hijos, pero lo podemos relacionar con aquello que se cuida, se protege: familiares, casa, negocios, mascotas…-.

La mastitis se relaciona con el cuidado, con la inseguridad de estar nutriendo y protegiendo correctamente al bebé, en querer dar más de una misma exigiéndose más de lo que se puede dar, una preocupación excesiva por ser una buena madre, por sentirse necesaria, por mantener el aspecto maternal, incluso olvidando las propias necesidades.

Si la mastitis se produce durante el destete (normalmente destetes bruscos) tiene mucha relación con el sentimiento de no sentirse necesitada, de querer mantener el vínculo por sentir que alguien está en una relación de dependencia.

Las mastitis suelen darse en mujeres controladoras que normalmente esconden cierto resentimiento por no llegar a todas las demandas y no recibir nada a cambio y, además se sienten frustradas por no disponer de tiempo para ellas.

Tratamientos para la mastitis

Tratamientos naturales

Para tratar la mastitis lo primero es poner calor en la zona, con compresas de infusión (de romero o tomillo). También podemos tomar esta última en infusión por su poder antibacteriano, ya que ayudará a prevenir la infección. Otra solución es colocar una hoja de col sobre la zona afectada, es antiinflamatoria y cicatrizante.

Los masajes con aceite de ricino, o, simplemente, masajear con una crema neutra aliviarán y reducirán la inflamación.

Tratamientos psicoemocionales

Trabajar en la búsqueda de la causa emocional de la mastitis, buscar respuestas a preguntas como:

  • ¿Desde dónde estoy nutriendo a mi hijo?
  • ¿Para qué me esfuerzo?
  • ¿Cómo vivo mi “nido”, mi familia? ¿Qué necesito en este sentido?
  • ¿De qué quiero protegerme o qué quiero proteger?
  • ¿Qué relación hay entre lo que hago y lo que quiero?

La idea es transformar estas cuestiones en afirmaciones positivas. Para ello, podemos utilizar diferentes terapias como la biodescodificación y la EFT.

  • La biodescodificación, terapia creada por Enric Corbera, que busca la raíz emocional de la enfermedad. Para ello, usa técnicas de respiración, regresión, sofrología y de trabajo genealógico.
  • La EFT, es una técnica de liberación emocional. Consiste en dar pequeños toques y presiones con los dedos en determinadas zonas del cuerpo. La EFT restaura la energía y el equilibrio, libera emociones y llega al origen del conflicto.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad