Lupus, una enfermedad sin cura

Publicado el miércoles, 10 mayo 2017

Enfermedades & Síntomas

Hoy, 10 de mayo se celebra el Día Mundial del Lupus. Una jornada que pretende recordar la necesidad de aumentar recursos y esfuerzos en investigación. Así como de visibilizar la situación de más de 5 millones de personas en el mundo que padecen una enfermedad hasta hoy sin cura.

¿Qué es el lupus?

El lupus pertenece al grupo de las enfermedades autoinmunes. Es decir, el sistema inmunológico identifica las células y tejidos sanos como “intrusos” y se defiende produciendo anticuerpos que atacan al núcleo de la célula. Se trata de una enfermedad crónica generalizada con remisiones y exacerbaciones.

El más común es el Lupus Eritematoso Sistémico, este afecta a más de un órgano o sistema del cuerpo: piel, articulaciones, sangre, corazón, riñones, hígado y cerebro.  Existen más tipos de lupus: el eritematoso cutáneo que sólo afecta la piel y el Lupus inducido por medicamentos, éste último tiene solución, basta con dejar de tomar la medicación que lo produce.

Los síntomas del lupus son: fiebre, pérdida de peso, dolor articular, erupciones cutáneas, vespertilio o “alas de mariposa” erupción en la zona de nariz y mejillas, fatiga extrema, anemia, fotosensibilidad y pérdida de pelo.

No se conoce una causa específica para el lupus, algunos investigadores afirman que puede haber predisposición genética. Si bien puede haber factores ambientales que lleven al brote de lupus: luz solar, estrés y alimentación inadecuada.

Lupus, una enfermedad sin cura

No existe una cura que venza al lupus. Con una buena dieta y tratamientos adecuados podemos espaciar los brotes durante largos períodos de tiempo.

Desde la medicina alopática el tratamiento para el lupus se basa en antiinflamatorios, corticoestereoides e inmunosupresores.

Terapias naturales y Lupus

Los remedios naturales pueden ayudar a una mejora en la calidad de vida de las personas que padecen lupus. La naturopatia trabaja tanto a nivel antiinflamatorio, inmune y cutáneo. A nivel antiinflamatorio: la cúrcuma, el jengibre, el aceite de pescado, de borraja o de onagra.

La uña de gato además de antinflamatoria regulará el sistema inmune. El magnesio, calcio y el zinc contribuirán a la salud de los huesos.

Para la piel los betacarotenos, las vitaminas A, D y E como antioxidantes para mantener la piel en buen estado, nos ayudaran a solventar las erupciones. El tratamiento con aceites esenciales de lavanda y geranio.

Para tratar la fatiga asociada al lupus conviene depurar el hígado y el organismo de metales pesados con espirulina. En este sentido, el ñame, que contiene la hormona DHEA refuerza la musculatura y reduce la sensación de cansancio.

La dietoterapia propone seguir una dieta alcalina y antinflamatoria rica en frutas y verduras, grasas saludables y libre de gluten y lácteos para mejorar la sintomatología del lupus. En la dieta es importante incorporar probióticos para una buena salud intestinal, consumir más pescado que carne y potenciar el consumo de granos integrales. En toda dieta antiinflamatoria además del gluten, evitaremos también los azúcares y harinas refinadas, los excitantes y el alcohol.

La acupuntura además de equilibrar los sistemas del cuerpo, es muy efectiva para el tratamiento del dolor junto a la auriculoterapia y a la apiterapia, el tratamiento del dolor a partir del veneno de abeja.

Aprender a vivir con Lupus

Como hemos mencionado anteriormente, uno de los desencadenantes de un brote de lupus es el estrés; además, los síntomas pueden llevar a estados depresivos y generar más estrés, nerviosismo e irritabilidad.

Los masajes, baños calientes con aceites esenciales, el ejercicio físico moderado o la meditación nos pueden ayudar a estar más relajados. En este estado es más fácil reconocer la llegada de un brote y poder actuar.

 

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad