LLega el invierno, ¡refuerza el sistema inmune de los niños!

Publicado el miércoles, 07 noviembre 2018

Bebés & NiñosSalud Natural

Prepara el sistema inmune de tus hijos para el frío

¡Sí, ya estamos en otoño y los primeros días de frío ya han llegado! Los niños han reanudado sus actividades escolares. También los bebés han iniciado por primera vez la incorporación a las guarderías, debido a las actividades laborales de sus padres. Y es en estos momentos cuando se hace adecuado, proteger y preparar a los más pequeños para las afecciones propias del otoño y el tiempo invernal y reforzar su sistema inmune.

Afecciones de invierno en los niños

Los cambios estacionales afectan a la salud de nuestros pequeños, sobre todo debido a los cambios de temperatura y a las condiciones climatológicas que se producen en estas fechas.

Según datos de la Asociación Española de Pediatría, en los primeros años de vida, los niños suelen presentar una media de entre 6 y 8 infecciones relacionadas con el aparato respiratorio, aparte de padecer unos 6 episodios de otitis media aguda y de 2 ó 3 episodios de gastroenteritis.

Las infecciones por norma general suelen ser más recurrentes en los pequeños en edad preescolar y los que acuden a las guarderías con estrecho contacto en las aulas, favoreciendo el contagio de estas enfermedades.

Parece ser que es en los meses de septiembre y octubre cuando existe mayor riesgo de contagio, en cuanto a enfermedades infantiles se refiere. Así  de nuevo los resfriados, gripes…se ven favorecidas por la bajada de las temperaturas; y el sistema inmune de los niños está expuesto a infecciones víricas y reaparecen sobre todo los catarros propios de estas fechas.

Lactancia materna e inmunidad

Cuando hablamos de inmunidad natural en niños, no podemos olvidarnos de la lactancia materna. Sabemos que la lactancia materna es la alimentación más favorable y se considera que tiene un efecto protector sobre la salud del recién nacido y las enfermedades más comunes de la infancia.

El calostro y la leche materna contienen inmunoglobulinas, lactoferrina y linfocitos que son capaces de modular la inmunidad de nuestros peques y les protegen de infecciones respiratorios, digestivas, e incluso urinarias.

Por eso nuestra primera recomendación es incentivar la lactancia materna como fuente de inmunidad, lo cual podría llegar a evitar una importante tasa de hospitalizaciones debidas a las afecciones de la primera infancia.

Consejos antes de que llegue el invierno

Te dejamos una serie de medidas que van a ayudarte a proteger a tus pequeños:

  • Sobre todo, y no nos cansaremos de insistir en este tema, alimentación saludable. Es nuestro primer pilar, en cuanto a inmunidad se refiere. Esta fecha es ideal para ofrecer a tus pequeños frutas y verduras de temporada como son las naranjas, mandarinas y uvas. Su dieta en esta temporada debe ser rica en vitamina C, antioxidantes; además de vitamina D que puedes conseguir realizando paseos diarios, en contacto con la luz solar.
  • Es importante que el niño descanse las horas necesarias. Un buen descanso constituye otro de los pilares aliados del sistema inmune del niño.
  • Evita automedicar al niño. La mayoría de las afecciones de esta época no son de gravedad y forman parte de la propia maduración del sistema inmune.
  • La higiene es fundamental, pero siempre la necesaria, no conviene excederse. Al excedernos podemos alterar el pH de la piel, que es una de las barreras inmunológicas más importantes. Podemos enseñar a nuestros niños hábitos como lavarse sus manitas, o a lavar el chupete de los más pequeñitos, pero no podemos convertir la higiene en una obsesión.
  • Que el niño juegue, que se divierta; que sea feliz. Las emociones positivas y el bienestar emocional de los niños representan el tercer pilar de un sistema inmune adecuado.

Lactoferrina, aliada de la inmunidad

Ya hemos comentado en un apartado anterior la importancia de la lactancia materna por su contenido en lactoferrina. Esta proteína se encuentra en algunas secreciones (saliva, lágrimas…), y en el calostro materno en forma de apolactoferrina.

Esta proteína juega un papel fundamental en los mecanismos de defensa debido a sus importantes propiedades en el sistema inmune actuando como inmunomoduladora, y antimicrobiana. Además posee una interesante capacidad antibacteriana y antivírica.

Una forma de preparar el sistema inmune de los más pequeños es adelantarnos al invierno y preparar a nuestros niños con fórmulas especiales que contengan apolactoferrina. Algunas fórmulas incluso van mejoradas con otros nutrientes como el zinc.

Estas fórmulas especialmente preparadas para los niños, incluso los más pequeñitos, resultarán muy beneficiosas para afrontar las afecciones típicas del otoño e invierno.

Medicina natural en afecciones de invierno

La medicina natural ofrece remedios sencillos y al alcance de todos, y sobre todo que podemos usar en nuestros niños.

  • Los jarabes (especialmente formulados para niños) son idóneos para esta estación. Jarabes formulados con propóleo representan uno de los tratamientos preventivos de primera línea.
  • Para la tos podemos optar por jarabes formulados con tomillo, drosera, eucalipto (especialmente indicados para niños de corta edad). Lo usaremos según prescripción facultativa.
  • Las plantas como la equinacea actuarán fortaleciendo también las defensas y podemos empezar a incorporarla antes de la bajada de las temperaturas.
  • Plantas como la manzanilla, el malvavisco, la malva, el llantén suavizarán la garganta irritada y actuarán como calmante proporcionando un gran alivio.

Oscillococcinum: catarros y síntomas gripales

No nos podemos olvidar de incorporar como remedio preventivo y de tratamiento al  gran aliado homeopático en cuanto a afecciones invernales se refiere.

Este remedio se usa tradicionalmente como tratamiento de los síntomas gripales. También lo podemos usar en la fase de exposición gripal. Por lo tanto sería adecuado usarlo como preventivo, todas las semanas. Pero también lo usaríamos ante los primeros síntomas gripales de forma continuada. Lo más importante es que este remedio es adecuado para niños de cualquier edad.

 

“Qué la bajada de temperaturas no nos coja desprevenidos, prepárate antes de que llegué el invierno con remedios naturales que ayudarán a soportar de mejor manera las afecciones propias de esta temporada. Y no lo olvides, la mejor prevención: alimentos de temporada ricos en nutrientes apropiados para estas fechas”.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad