Homeopatía para las picaduras de insecto

Publicado el lunes, 16 julio 2018

Remedios NaturalesSalud Natural

Ha llegado el calor y con él las condiciones para que proliferen todo tipo de insectos. Algunos de ellos precisan de nuestra sangre para reproducirse, como sucede con los mosquitos, y nos encuentran gracias al olor que desprendemos. Otros, como las abejas o avispas, no nos buscan, pero podemos tener contactos accidentales con resultados muy molestos, incluso dolorosos y hasta peligrosos (en caso de alergias). Aunque existan otras opciones de tratamiento, queremos resaltar la eficacia de la homeopatía para las picaduras. Hay dos medicamentos homeopáticos de eficacia probada para tratar e incluso prevenir este tipo de picaduras. Se trata de Ledum Palustre (romero silvestre) y Apis mellifica. 

A continuación, te mostramos tratamientos de homeopatía para las picaduras de mosquitos, abejas o avispas.

Picaduras de mosquitos

El remedio de elección es LEDUM PALUSTRE 7 CH. Se puede tomar de forma preventiva. Sobre todo aquellas personas a las que pican frecuentemente o las que son muy sensibles a sus picaduras y  les producen una gran reacción inflamatoria.

Posología:

  • La pauta como preventivo es una toma diaria (2 ó 3 gránulos) del medicamento, durante todo el periodo estival.
  • Si se produce la picadura, puede hacerse una toma de Ledum (2 ó 3 gránulos) cada 2 ó 3 horas. Aunque lo más habitual es que una sola toma produzca la desaparición del habón y del picor.
  • En el caso de reacción inflamatoria intensa (con gran enrojecimiento, edema, dolor punzante ardiente…) se puede asociar a APIS MELLIFICA 15 CH. Igualmente cada 2 ó 3 horas hasta que desaparezcan los síntomas.

Picaduras de abejas o avispas

El remedio infalible para eliminar de forma inmediata la reacción inflamatoria y el dolor ardiente secundario a una picadura de estos insectos es APIS MELLIFICA 15 CH.

Posología:

  • Una sola toma (2 ó 3 gránulos) de este medicamento. Si se hace de forma inmediata después de la picadura, eliminará rápidamente todos los síntomas ocasionados por la misma. Incluso en personas que son alérgicas al veneno que inoculan estos insectos, lo más probable es que no se llegue a producir la peligrosa reacción.
  • Si la toma no se realizase poco tiempo después de la picadura, y ya se hubiese desarrollado la reacción inflamatoria, sería conveniente hacer tomas cada 2 ó 3 horas, durante las primeras horas, e ir espaciando las tomas cuando los síntomas vayan disminuyendo en intensidad. Por ejemplo cada 6 ó 8 horas, al día siguiente si aún hay rastros de la inflamación.

 

Recomendamos siempre consultar a un profesional de la homeopatía.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad