Mantén a raya la fibrosis quística con remedios naturales

Publicado el viernes, 08 septiembre 2017

Enfermedades & SíntomasSalud Natural

Hoy, 8 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Fibrosis Quística, una oportunidad de hacer visibles todas las personas que sufren esta enfermedad (70.000 en todo el mundo), a su situación en el acceso a los tratamientos y la importancia de la detección precoz.

¿Qué es la Fibrosis Quística?

La fibrosis quística es una enfermedad crónica y hereditaria. La causa es una alteración genética por el momento sin cura. La fibrosis quística es un desequilibrio de las glándulas excretoras que hace que produzcan un moco espeso que se va adhiriendo y acumulando e impide que estas glándulas hagan su función: eliminar secreciones.

Afecta principalmente a bronquios, páncreas glándulas salivares y vesícula biliar, por lo que tiene otras patologías asociadas: diabetes, infecciones respiratorias, litiasis biliar y cirrosis.

Tratamiento de la Fibrosis Quística

El tratamiento alopático de la fibrosis quística consiste básicamente en la administración de antibióticos, mucolíticos, antiinflamatorios y broncodilatadores.

La rehabilitación pulmonar y la limpieza bronquial diaria son muy importantes para mejorar la respiración.

Se está empezando a usar el trasplante pulmonar como tratamiento pero el índice de rechazo es muy alto.

Cuidados naturales para una mejor calidad de vida

Los tratamientos naturales para la fibrosis quística se dividen en dos bloques: el dietético y los tratamientos naturales complementarios.

La dieta

A nivel nutricional se recomienda una dieta rica en frutas y verduras; sin olvidar en añadir proteínas y grasas de calidad en cada comida. La fibrosis quística altera la correcta absorción de los alimentos por lo que es necesario que las ingestas sean ricas y muy saludables.

Conviene evitar aquellos alimentos que favorecen la producción de moco; leche y derivados, alimentos procesados o precocinados, azúcar y harinas refinadas.

Remedios naturales

A nivel terapéutico, los complementos naturales dirigidos a los enfermos de fibrosis quística tienen tres funciones:

1. Reforzar el sistema inmune

  • Una dieta rica en Omega 3, presente en el pescado, especialmente salmón, y en los complementos a base de aceite de pescado es indispensable. Además de reforzar el sistema inmunológico, el ácido linoleico protege contra la producción excesiva de moco.
  • Para reforzar el sistema inmune se recomienda el consumo de setas especialmente  shiitake y maitake.
  • La equinacea y el sello de oro son muy eficaces, pero no es conveniente tomarlos durante largos periodos de tiempo, en este caso es recomendable hablar con un especialista en naturopatía.
  • Las infusiones de té verde ayudan a reforzar las defensas y además son altamente antioxidantes.

2. Potenciar los antibióticos y antibacterianos naturales

El clavo, la canela y la hierbabuena, en infusión o en aceite esencial, reducen la virulencia de las bacterias -reduciendo la propagación de la infección-.

3. Mejorar de los procesos digestivos

  • El jengibre y la cúrcuma protegen el sistema digestivo y además tienen propiedades antiinflamatorias.
  • Es muy indicado el consumo de regaliz (contraindicado en casos de hipertensión) y de papaya, que además tiene propiedades antibacterianas.
  • Una receta idónea para reducir la humedad es tomar batido de papaya y bebida de avena (le podemos añadir también copos de avena o trigo sarraceno). Esta receta es muy digestiva, saciante y protege el estómago.

A nivel externo, ya hemos comentado que la limpieza bronquial, de las vías respiratorias en general es muy importante.

  • Son recomendables los lavados nasales o jala neti, una limpieza nasal con agua o solución salina en la que se utiliza una jarrita. Consiste en preparar una solución hirviendo agua y sal, se inclina la cabeza hacia delante, ladeándola un poco, se vierte el agua con la ayuda de la jarrita por uno de los orificios nasales y se deja que salga por el otro. El mantenimiento de las fosas nasales limpias previene de infecciones.
  • Los vahos de rábano picante favorecen la expulsión de la mucosidad que se hace más líquida. Se hace hervir una cucharada de rábano picante en dos litros de agua y se hacen respiraciones profundas del vaho.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad