¿Sufres estrés? El yoga te puede ayudar

Publicado el martes, 20 junio 2017

Enfermedades & SíntomasSalud Natural

Todos los días podemos llegar a enfrentar situaciones difíciles o problemas que afectan nuestra salud y estado de ánimo. Esto puede crear estrés.

Con la práctica de yoga podemos lograr un estado de relajación beneficioso para el cuerpo y la mente. De esta manera, se puede reducir el estrés. Además, el yoga no sólo reduce los niveles de estrés, sino que también ayuda a que seamos conscientes de sus causas.

Algunos estudios científicos sobre yoga y estrés

Según el Journal of Alternative and Complementary Medicine, hacer yoga reduce el estrés por medio de la respiración, las posturas y la meditación. También promueve la relajación al aumentar el flujo sanguíneo y de aire que llegan a cada rincón del cuerpo.

La práctica regular de yoga ofrece múltiples beneficios ayudándonos a llevar una vida más tranquila, libre de ansiedad, mejorando el descanso y reduciendo el estrés; y por lo tanto, mejorando el estado de salud en general. Se dice que el yoga limpia el cuerpo, la mente y el espíritu, ayudando en el día a día.

En Marzo del 2012. la revista Medical Hypotheses publicó un informe donde aseguran que existe una relación directa de la práctica de yoga con la reducción del estrés. Según el Dr. Chris Streeter, profesor de psiquiatría de la Universidad de Boston y parte del equipo investigador “Los movimientos de yoga reducen el estrés y corrigen los desequilibrios del sistema nervioso”. Sostienen que cuando una persona sufre estrés, genera un desequilibrio en el cerebro con una bajada de actividad, similar en las personas epilépticas, con dolores crónicos y/o depresión.

El mayor anhelo de los investigadores es que algún día al yoga lo puedan integrar con los tratamientos médicos. Los beneficios del yoga para la salud mental, como el control de la ira, también fueron publicados en varios estudios.

Posturas relajantes

Existen posturas muy relajantes y muy utilizadas en los casos en que debemos bajar el estrés, como:

  • Savasana: donde uno se tumba boca arriba con las palmas también hacia arriba y los ojos cerrados. Sólo concentrados en la respiración.
  • Postura del niño: debemos arrodillarnos en el suelo y sentarnos sobre los talones, dejando la parte superior del cuerpo sobre los muslos y los brazos extendidos hacia atrás. Inhalar y exhalar profundamente.
  • Viparita Karani: piernas elevadas contra la pared y los brazos extendidos a los lados. Logramos de esta forma disminuir la presión de la parte baja de la columna y las caderas.

Estas posturas combaten el estrés y ayudan a recobrar el bienestar general. Pero es importante siempre respetar y escuchar lo que nuestro cuerpo pueda hacer y/o sentir. Somos seres individuales y tanto para estresarnos como para desestresarnos podemos tener diferentes posturas y ritmos, con los que sólo queremos llegar a lograr movimientos delicados y con cierta armonía. No es necesaria mucha elasticidad, sino estar convencidos de que la solución está dentro nuestro y de que solo nosotros tenemos la llave.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad