Cristina Abadia: “La restitución de la salud siempre es posible, aun cuando no lo sea la curación”

Publicado el miércoles, 21 febrero 2018

ActualidadSalud Natural

Cristina Abadia es una de las doctoras de la Unidad Integrativa del Hospital de Terrassa (Barcelona). Abadia se licenció en Medicina por la Universidad Autónoma de Barcelona y se especializó en Medicina del Trabajo.

Un asunto personal, al que ella llama acontecimiento vital, la puso en contacto con las terapias complementarias, donde descubrió la existencia de otras medicinas que también ayudan al bienestar del paciente.

Actualmente, también es la Presidenta del Comité de Salud Integrativa de este hospital, en el cual ayudan a los enfermos a superar sus enfermedades con terapias complementarias.

Usted, primero, se especializó en Medicina del Trabajo. ¿Qué le llevó posteriormente a trabajar con las medicinas alternativas?

A veces nos suceden acontecimientos vitales que cambian de una forma drástica nuestra forma de actuar, pensar o sentir. Es igual la forma en la que estos sucesos se presentan, puede ser a través de una enfermedad, una separación, la muerte de un familiar, la pérdida de un trabajo… Lo importante es la brecha que se produce y que genera un cambio significativo en uno mismo. Fue uno de estos acontecimientos vitales lo que me puso en contacto con las terapias complementarias.

Desde el Comité de Salud Integrativa creemos que estos procesos vitales pueden ser una oportunidad para cambiar cosas que quizá no nos ayudan, o que ya no nos sirvan.

Usted y otros profesionales del Hospital de Terrassa hicieron un estudio con algunos pacientes de Oncología donde usaron la técnica de armonización energética de forma complementaria a los tratamientos convencionales ¿Cuáles fueron los resultados?

Se apreció una mejora estadísticamente significativa en la calidad de vida global, la ansiedad, la depresión y la fatiga que referían los pacientes.

En ningún momento la pretensión fue alcanzar la curación física, pero sí la restitución de la salud; para nosotros este concepto es importante porque es el que induce cambios a largo plazo que el paciente pueda incorporar en su día a día, mitigando el estrés, mejorando la dieta, fomentando el ejercicio físico, ayudando a comprender que el conflicto o la pérdida forman parte de la vida y que no son una enfermedad…

La restitución de la salud siempre es posible, aun cuando no lo sea la curación, tal y como comenta David Rakel en su libro Medicina Integrativa.

Es la Presidenta del Comité de Salud Integrativa del Hospital de Terrassa. ¿Cómo surgió el hecho de crear este Comité?

Una vez realizado el estudio que hemos comentado con pacientes del servicio de oncología médica, en el 2009, fuimos a visitar diversos centros en el extranjero donde ya se aplicaban terapias complementarias e hicimos una revisión de guías clínicas y unidades de medicina integrativa que ya existían en otros países. Con todo ello hicimos posteriormente una propuesta a la dirección.

Lo primero fue crear un grupo de trabajo con la finalidad de generar evidencia científica y sensibilizar tanto a pacientes como a profesionales sobre estos temas, y ése fue el origen del Comité de Salud Integrativa.

Hay algunos hospitales en España que hacen uso de terapias alternativas, pero el Hospital de Terrassa es el único que tiene una unidad entera de medicina integrativa. ¿Qué tratamientos y servicios ofrecéis?

Aquellos pacientes atendidos en los servicios de oncología médica, oncología radioterápica y cuidados paliativos que quieren acceder de forma voluntaria a los tratamientos que ofrece la unidad, pueden hacerlo, una vez informados por su médico responsable, y conjuntamente con los tratamientos convencionales.

Se realiza una primera visita en consulta externa, por parte de un médico y una enfermera gestora de casos, en la que se decide cuál es la opción terapéutica más adecuada.

La unidad ofrece en estos momentos:

En la unidad de medicina integrativa del Hospital de Terrassa, ¿se han obtenido mejores resultados en la mejora de los pacientes, en comparación del resto de hospitales, que no utilizan las terapias complementarias en el tratamiento?

Nosotros medimos calidad de vida de los pacientes que visitamos en la unidad, al no haber otras unidades como la nuestra no disponemos de datos comparativos.

En lo que no creemos es en decir a los pacientes, una vez comunicado el diagnóstico, que se vayan a casa y esperen a que se les llame para recibir los tratamientos, y que hasta entonces no pueden hacer nada. Y eso está pasando en algunas ocasiones.

¿Por qué cree que se debería aplicar la medicina integrativa en el resto de hospitales públicos del país?

Porque los pacientes confían en los profesionales sanitarios que los atienden, y si desde el mismo sistema se les abre la puerta, generamos confianza y seguridad.

También, porque ya tenemos experiencia de más de un año en nuestra unidad y los resultados están siendo satisfactorios en cuanto a mejoría de calidad de vida y otras dimensiones como la ansiedad y la depresión.

Además, se observa una mejora a nivel físico en cuanto a la fatiga, el dolor neuropático, la mucositis y la diarrea aplicando acupuntura.

Nosotros creemos que hay que empoderar al paciente; pueden hacer muchísimas cosas para prepararse física y emocionalmente para los tratamientos que van a realizar desde la medicina convencional, una vez que la enfermedad ya se ha manifestado. Y también para comprender lo que están viviendo.

Pero para eso el médico debe ceder también parte de esa responsabilidad de nuevo al paciente, y eso nos cuesta porque nos han entrenado para todo lo contrario.

En lo que no creemos es en decir a los pacientes, una vez comunicado el diagnóstico, que se vayan a casa y esperen a que se les llame para recibir los tratamientos, y que hasta entonces no pueden hacer nada. Y eso está pasando en algunas ocasiones.

¿Qué peso tiene la nutrición en estos tratamientos? ¿Recomendáis productos ecológicos y suplementación nutricional

Cada vez disponemos de más evidencia científica que demuestra que la alimentación tiene un papel importante en el tratamiento integrativo del paciente oncológico. Aunque sabemos que se trata de una enfermedad multifactorial, la alimentación es uno de los factores que más fácilmente podemos modificar. En la primera visita, la nutricionista de nuestra unidad, Anna Gispert, indaga sobre los hábitos nutricionales y decide conjuntamente con el paciente los objetivos y acciones concretas para mejorar su alimentación. Se trata de acompañar al paciente en su cambio de hábitos. Las recomendaciones se encaminan a buscar el equilibrio entre los diferentes grupos de alimentos, buscar la calidad, evitar alimentos procesados, dar indicaciones para hacer la compra de forma que nos ayude a conseguir los objetivos marcados, animar a probar alimentos, cocciones y platos con interés nutricional que el paciente quizá no conoce… también se adapta la alimentación y se hacen recomendaciones específicas según el tipo de síntoma que refiere el paciente, para reducir complicaciones y efectos secundarios de los tratamientos convencionales. A veces también se ayuda con fitoterapia o algún complemento como los prebióticos y probióticos, u otros, si el oncólogo lo considera oportuno.

Unidades como la nuestra podrían ayudar a crear un cambio de enfoque más centrado en crear expertos en salud, no sólo expertos en enfermedad.

¿Qué papel tienen las terapias naturales en cuanto a la prevención de enfermedades?

Creemos que  este punto es fundamental, porque es en el campo de la prevención en el que se deberían dedicar más esfuerzos. En este sentido, unidades como la nuestra podrían ayudar a crear un cambio de enfoque más centrado en crear expertos en salud, no sólo expertos en enfermedad, ayudando así a los pacientes a adquirir hábitos de vida saludables  y a empoderarlos.

Nuestra propuesta desde la Unidad de Salud Integrativa consiste en buscar la complementariedad de los dos modelos; la medicina convencional o alopática y la no convencional, en beneficio del paciente. Se trata de un nuevo paradigma de la medicina, con un enfoque holístico y multidisciplinario de la atención a la salud de la población.

Se trataría de ayudar a que el paciente identifique qué factores pueden influir en su estado de salud (estilos de vida, patrones de conducta, gestión de emociones…) y  que modifique aquellas pautas que siente que no le son beneficiosas, y de esta forma vuelva a tomar la responsabilidad en la creación de su salud. Creo que los profesionales del ámbito sanitario tienen en este punto mucho campo a explorar.

Tal y como comenta David Rakel en su libro Medicina Integrativa, “mucho antes de que existiera la resonancia magnética y los aparatos de tomografía computerizada, Aristóteles (383-322 a.C.) pudo simplemente experimentar, observar y reflexionar sobre la condición humana. Fue uno de los primeros médicos integrales que consideraba que toda persona era una combinación de rasgos físicos y espirituales, sin una separación entre la mente y el cuerpo”.

¿Cómo prevé el futuro de las terapias alternativas en España?

Creemos  que lo primero que debemos hacer es no hablar de terapias alternativas. Para nosotros no representan una alternativa a nada. Si prolongamos este discurso, lo que puede ocurrir es que se mantenga en el tiempo la imagen que adjunto, cedida por el Dr. Ellio Rossi de Italia y que presentó en la última jornada de salud integrativa celebrada en  nuestro hospital en noviembre de 2017.

Imagen cedida por la Dra. Cristina Abadia

Imagen cedida por la Doctora Cristina Abadia

Tal y como se puede observar, en el estado español no hay ninguna unidad de medicina integrativa en centros públicos. La nuestra tampoco figura, puesto que desconocían su existencia  y además no dispone de ninguna financiación por parte del sistema público de salud, ya que se realiza de forma voluntaria por un grupo de  profesionales del hospital.

¿Cómo ve el proyecto Omonovo y su impacto en el sector de la medicina natural?

Como comité nos gusta mucho conocer que hay portales como el vuestro en el que se da información sobre terapias complementarias.

Para nosotros, insisto, sería fundamental dar un enfoque integrativo, y proyectos como el vuestro pueden contribuir a que eso sea posible.

Tal como se comenta en el documento Estrategia de la OMS sobre Medicina Tradicional 2014-2023, no tiene por qué haber conflicto entre la medicina convencional y las terapias complementarias; ambas pueden combinarse de forma armoniosa y beneficiosa en un sistema que aproveche lo mejor de cada una y compense también las deficiencias de cada una. También mencionan en dicho documento que esto no es algo que vaya a ocurrir de forma espontánea, sino que es preciso tomar decisiones normativas.

Desde el Comité de Salud Integrativa estamos de acuerdo con la conclusión del documento: esta colaboración entre las dos medicinas es posible.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad