Prevén las enfermedades cardiovasculares ¡es mejor que curarlas!

Publicado el martes, 13 marzo 2018

Enfermedades & SíntomasSalud Natural

Enfermedades cardiovasculares, una de las primeras causas de muerte en el mundo.

Según la OMS, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad. Y entre ellas las enfermedades isquémicas (infarto y angina de pecho) siguen ocupando los primeros puestos en cuanto a las causas de mortalidad.

Es importante conocer y recordar este dato para concienciarnos de la importancia que tiene la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) nos lo recuerda cada temporada y por ello se ha escogido el día 14 de marzo de cada año como Día Europeo para la prevención del riesgo cardiovascular con el objetivo de hacer hincapié en la importancia que  tiene dirigir toda nuestra atención a la prevención.

¿Conoces las enfermedades cardiovasculares?

El término cardiovascular hace referencia a un conjunto de enfermedades relacionadas con el corazón y sus vasos. Entre los tipos que podemos encontrar, nombraremos algunos:

  • Ateroesclerosis: acumulación de placas de ateroma (grasa, colesterol) en las paredes de las arterias.
  • Cardiopatías: relacionadas con los vasos que irrigan el músculo cardíaco.
  • Hipertensión arterial.
  • Arritmias: patologías relacionadas con problemas relativos al ritmo cardíaco.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Accidente cerebrovascular: alteraciones en el flujo sanguíneo cerebral.
  • Otras.

Evitar los factores de riesgo

La mejor prevención pasa por evitar los factores que nos predisponen a padecer este tipo de enfermedades cardiovasculares:

  • Dieta poco saludable: una dieta adecuada influirá en prevenir patologías como el sobrepeso y su relación con la hipertensión, dislipemia, diabetes… todas ellas relacionadas con la aparición de enfermedades cardiovasculares.
  • Vida sedentaria. El ejercicio como estrategia en la prevención del riesgo cardiovascular adquiere una importancia vital.
  • Tabaquismo
  • Alcohol.
  • Enfermedad periodontal. Con una óptima salud bucal, reducimos el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. La instauración de hábitos saludables repercutirá en nuesta salud oral y en nuestro corazón.

Plantas medicinales amigas de nuestro corazón

La fitoterapia puede complementar, de manera apropiada, el trabajo de prevención, incluso, en algunos casos, pueden ayudarnos de manera muy efectiva en la regulación de algunas patologías que no sean de carácter grave.

  • Plantas como el olivo, el espino blanco, valeriana, abedul nos ayudan a normalizar nuestra tensión sanguínea.
  • Las semillas de lino y chia son buenas aliadas como complemento para mantener nuestros niveles de colesterol a raya. Además incorporando plantas con acción hepatoprotectora como el diente de león o la alcachofera el efecto va a ser mayor. El fenogreco y la levadura roja del arroz son recomendables también en el tratamiento de las hiperlipemias.
  • El ginkgo biloba se ha asociado desde siempre para combatir algunos trastornos circulatorios. Se recomienda como preventivo para la arterioesclerosis, para la disminución del flujo sanguíneo cerebral, y para ayudar en la recuperación de accidentes vasculares.

Recomendaciones nutricionales

Alimentarse, aparte de proveer nutrientes y energía a nuestro cuerpo, también es un acto de prevención y sanación.

  • Evitar las comidas excesivamente grasas (frituras), se prefiere preparar los platos al vapor, o la plancha, cocinados sin grasas,
  • Reducir el consumo de proteína animal, dando preferencia al pescado.
  • Aumentar el consumo de fibra y antioxidantes, así como los alimentos ricos en ácidos grasos esenciales. Esta recomendación pasa por aumentar el consumo de cereales integrales, legumbres, fruta y verdura. Los frutos secos como las nueces formarían parte de una dieta preventiva de enfermedades cardiovasculares.
  • Ajustar la dieta a las necesidades de cada persona en particular.
  • El consumo de azúcares incrementa el riesgo cardiovascular, reducir su consumo sería una media adecuada.
  • Escoger alimentos ricos en vitamina C y E, y B.

 

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad