¿Estás embarazada? ¡Practica yoga!

Publicado el lunes, 19 junio 2017

MujerEmbarazo & Maternidad

El embarazo es una de las etapas en la Vida de la mujer, en la cual, el organismo se ve sometido a una serie de cambios y trasformaciones. Las cuales son indispensables para poder atender todas las necesidades futuras del Ser que viene en camino. En el transcurso de la gestación pueden aparecer diversas molestias comunes (ansiedad, trastornos del sueño, dolor lumbar, cansancio, hinchazón y edema…). Facilitar a la gestante los cuidados que le permitan disminuir la intensidad de estos síntomas representa un gran alivio. Para ello, el yoga durante el embarazo y en el postparto puede ayudar.

El estado emocional durante el embarazo

Durante el embarazo, aparecen sentimientos y pensamientos de una gran carga emocional, por ello la manera en que la madre gestione todo su mundo interno en este período, afectará de manera notable al bebé.

El yoga facilita a la futura mamá, mediante técnicas como la respiración (pranayama), tomar consciencia de la relación cuerpo-mente. En ella y en su bebé y fusionarlos en un mismo Universo.

El yoga se integra de manera perfecta en lo que venimos llamando una educación antes del nacimiento. Es maravilloso vivir el embarazo como una oportunidad única y especial, que permita consolidar el nexo de unión entre madre e hijo.

El Hatha yoga,  más favorable en el embarazo

Existen distintos tipos de yoga que se pueden adaptar a las necesidades y condiciones especiales de cada mujer. El Hatha yoga sería uno de los más indicados durante el embarazo. Es ideal para personas con menos movilidad y más limitaciones.

Las asanas adaptadas a la mujer embarazada se ejecutan de forma lenta y pausada, combinadas con ejercicios respiratorios controlados y conscientes, que permiten a la mujer expandir su energía vital.

Este yoga prenatal prepara a la mujer para enfrentarse de manera adecuada el parto y el postparto.

En embarazos de alto riesgo, siempre podemos recurrir también, al uso de los mudras o gestos simbólicos acompañados de otros elementos como la meditación o uso de mantras; orientados a conseguir una toma de consciencia mayor.

Efectos del yoga en el embarazo

  • Respiración: el uso correcto de la respiración influirá de manera adecuada en el estado mental, consiguiendo un sueño más reparador. Una buena respiración permitirá una mayor oxigenación de la sangre tanto para la madre, como para el feto.
  • Las asanas permitirán al bebé moverse con mayor libertad dentro del útero materno.
  • Algunas posiciones del yoga mejoran los músculos del periné, favoreciendo la elasticidad de esta zona y facilitando el descenso del bebé. Los estiramientos regulares van a tonificar los músculos y permiten una mejor preparación al parto y postparto.
  • La conexión cuerpo-mente que experimentamos practicando yoga es adecuada para prevenir y tratar la ansiedad y el estrés que se pueda presentar en el embarazo. Sobre todo, en los embarazos de alto riesgo.

Yoga en el post-parto

Después del parto la mujer se tiene que adaptar a las nuevas circunstancias.

Entre los beneficios del yoga en el postparto podemos citar los siguientes:

  • Recuperación más rápida del parto, haya sido parto natural o por cesárea.
  • Disminuye el cansancio y el agotamiento que pudo producir el trabajo del parto.
  • Fortalece el sistema osteomuscular. La espalda y cuello se verán favorecidos, disminuyendo la tensión que puedan aparecer en estas zonas.
  • Prevención de la depresión postparto.

Así pues, podemos afirmar que el yoga durante el embarazo, se convierte en un arma terapéutica esencial para sintonizar con la Vida.

Bibliografía:

Mudras: El poder del yoga en tus manos. Gertrud Hirschi, 1999.

Chuntharapat S, Petpichetchian W, Hatthakit U. Yoga during pregnancy: effects on maternal comfort, labor pain and birth outcomes.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad