Conseguir un embarazo a través de FIV o inseminación artificial

Publicado el viernes, 09 junio 2017

MujerEmbarazo & Maternidad

Junio es el mes de la infertilidad. Por ello, queremos hablar sobre procesos de reproducción asistida y cómo las terapias naturales pueden ayudar y acompañar un tratamiento de fertilidad, ya sea una FIV o una inseminación artificial.

Afrontar emocionalmente una FIV o una inseminación artificial

Cuando una mujer decide acudir a un tratamiento de reproducción asistida, ya sea una fecundación in vitro (FIV) o una inseminación artificial, se pone en manos de profesionales. Se puede dar el caso de que los profesionales del sector pueden no dar la suficiente importancia a la parte emocional del proceso, y focalizarse sólo en el resultado final o porcentajes de embarazo/éxitos conseguidos, olvidando así lo que ocurre a las pacientes a nivel emocional. Muchas veces, la efectividad de una fecundación in vitro depende de cómo la paciente está viviendo el trayecto. Lo mental y lo emocional son aspectos fundamentales en estos casos y, nunca, se deberían dejar de lado. El apoyo emocional y psicológico durante un tratamiento de reproducción asistida juega un papel importante para conseguir el embarazo tan deseado.

Terapias Naturales para acompañar un proceso de reproducción asistida

Medicina China y Acupuntura

Las terapias naturales pueden ayudar a los tratamientos de reproducción asistida.

La Medicina Tradicional China o MTC tiene una visión holística del cuerpo femenino y contribuye positivamente en la fertilidad femenina. Se puede recurrir antes y durante el tratamiento de reproducción asistida. Lo recomendable es comenzar 3 meses antes de iniciar el proceso. La MTC se apoya en la Acupuntura y la Fitoterapia China.

La Acupuntura es la terapia natural más recurrida por mujeres que pasan por una FIV, ya que aumenta la tasa de éxito de los procedimientos, y por lo tanto de embarazo, y además ayuda a aliviar los efectos secundarios que puedan llegar a surgir. La acupuntura se utiliza hace ya más de 2000 años tanto a nivel orgánico como emocional, buscando la estabilidad de la paciente regulando el flujo sanguíneo y evitando estancamientos de la energía que puedan interferir con los procedimientos.

A nivel nutricional, debemos evitar alimentos muy picantes o muy fríos, ya que lo que necesitamos es generar calor en el cuerpo. Fomentaremos el consumo de todos los alimentos con color rojo (de la sangre). Evitar el consumo de alimentos procesados, ya que no ayudarán en el ambiente para que el embrión se implante.

Terapia Floral

Las Flores de Bach aportan equilibrio al sistema hormonal y mejoran el sistema inmune. Un preparado para la infertilidad suele ser de gran ayuda en los meses previos a los tratamientos de reproducción asistida.

Osteopatía

La Osteopatía se utiliza para mejorar el estado corporal general y preparar al cuerpo para los cambios que sufrirá. Cabe destacar que siempre se tiene que avisar al terapeuta que nos encontramos en tratamiento reproducción asistida. Una vez conseguido el embarazo, la osteopatía, también puede aliviar síntomas indeseables como náuseas, vómitos y molestias en la columna.

Reiki y Meditación

El Reiki y la meditación son prácticas que ayudarán en la disminución del estrés y la ansiedad que puedan surgir durante una FIV o bien una inseminación artificial. Buscamos liberar emociones y disminuir la frecuencia de ondas cerebrales que ayudarán en el descanso. Por lo tanto, aumentando las reservas de energía.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad