Cómo mantener una buena salud emocional

Publicado el lunes, 17 abril 2017

Salud NaturalVida Saludable

Hoy en día muchos de nosotros escuchamos lo importante que es tener una buena salud emocional, pero ¿cuál es el barómetro para medirla? ¿cómo podemos saber si estamos sanos a nivel emocional? ¿qué herramientas tenemos para tener una buena salud emocional?

Vamos a ir desgranando poco a poco todos estos conceptos ya que el campo de la salud emocional es muy amplio.

Podemos decir que una persona está sana a nivel emocional cuando siente un bienestar psicológico general, se comprende a sí misma, maneja bien sus sentimientos y los sabe utilizar para hacer frente a las dificultades. A parte tiene un buen círculo de relaciones, que le apoyan, y la hacen crecer y evolucionar como persona.

La importancia de la resiliencia en tu salud emocional

Una de las claves para tener una buena salud emocional es tener una buena capacidad de resiliencia. La resiliencia es la facultad de afrontar y recuperarse del estrés, un trauma o la adversidad. Podemos decir que la resiliencia ayuda a enfrentar las dificultades que nos podemos encontrar en la vida. Las personas crecen a través de las dificultades y éstas nos ayudan a sacar nuestro máximo potencial.

En una sociedad tan competitiva y estresante como en la que vivimos, es muy importante tener la capacidad de crecer y evolucionar continuamente, no plegarse ante las dificultades y asumir que los problemas pueden ser oportunidades de mejora. De hecho, todos tenemos problemas. La diferencia entre una persona y otra ante un mismo problema, es la manera en como los asume, afronta y resuelve.

La importancia de hábitos saludables para el equilibrio emocional

Es muy importante tener claro que un buen estilo de vida nos va ayudar y mucho a tener una buena salud emocional. No debemos olvidar el dicho de » mens sana in corpore sano».

Una alimentación variada, rica en frutas y verduras proporcionará a nuestro organismo las vitaminas y minerales necesarios para su buen funcionamiento. El alcohol, tabaco y drogas son incompatibles con un estilo de vida saludable.

Por otra parte, el ejercicio físico es muy importante, ya que cuando hacemos deporte no sólo estamos quemando calorías, sinó que nuestro cerebro segrega unas sustancias llamadas endorfinas conocidas como la «hormona de la felicidad». Éstas hormonas nos hacen sentir más felices y positivos con nosotros mismos.

Un buen descanso también es fundamental para tener una buena salud emocional. El descanso no sólo incluye las horas que dormimos, también incluye los momentos de relax y de ocio. Mientras estamos descansando, aunque no lo parezca, estamos recargando nuestras baterías para afrontar nuestro día a día con más ganas y energía. De hecho, muchos grandes inventores han tenido sus ideas más geniales en sus momentos de descanso. Esto nos demuestra lo importante que es descansar adecuadamente. Y por supuesto tenemos que dormir las horas necesarias (entre 7-8 horas). La falta de sueño puede ocasionar problemas como depresión, ansiedad o pérdida de capacidad cognitiva. Evidentemente esto repercute en nuestro equilibrio emocional.

La importancia de estar centrados

El contacto con nosotros mismos es fundamental si queremos estar sanos a nivel emocional. Necesitamos tener unos minutos al día para reflexionar sobre los diversos problemas que pueden surgir en nuestra vida y como lo debemos afrontar. Actividades como la meditación o el mindfulness nos ayudarán a ello.

El control de la respiración es muy importante si queremos sentir una sensación de calma interior continua y de conexión con el aquí y el ahora. Cuando estamos ansiosos respiramos superficialmente y nuestro organismo no se oxigena adecuadamente. Una respiración profunda hecha desde el abdomen nos proporcionará esa calma. El yoga o el mindfulness nos enseñan a respirar adecuadamente.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad