Aprende a cuidarte durante la lactancia

Publicado el martes, 19 diciembre 2017

MujerEmbarazo & Maternidad

La lactancia es un periodo de relación muy estrecha entre madre y bebé. Una relación desde la piel, desde el acto de nutrir y de nutrirse; un período de vínculo poniendo todos los sentidos a una relación que viene desde lo interno.

Los beneficios de la lactancia son muchos. La composición de la leche materna se adapta en función de las necesidades del bebé en cada etapa de crecimiento y para el establecimiento de la flora bacteriana.

Además, la lactancia favorece el desarrollo y refuerzo del sistema inmunológico. De hecho, el calostro es la “primera vacuna” del bebé, ya que la leche materna protege contra parásitos, virus y bacterias.

Pero los beneficios de la lactancia no son sólo para el bebé, sino que también hay muchos beneficios para la madre. Veámoslo en el siguiente cuadro:

   Beneficios de la lactancia

MADRE BEBÉ
  1. Mejora la recuperación del útero después del parto y protege frente a la anemia.
  2. Moviliza las grasas acumuladas durante el embrazo.
  3. Incrementa el  vínculo psicoemocional y mejora la autoestima.
  4. Reduce el riesgo de cáncer de mama.
  5. Disminuye el índice de osteoporosis.
  1. Efecto protector en el síndrome de muerte súbita y en algunos tipos de cáncer.
  2. Prevención de alergias, obesidad, asma, infarto y arterioesclerosis en la edad adulta.
  3. Mejora el desarrollo intelectual y afectivo.
  4. Facilita la mejor absorción del hierro.
  5. Disminuye el riesgo de futuras alergias alimentarias.

 

La alimentación durante la lactancia 

Durante la lactancia es importante cuidar la alimentación. Una dieta equilibrada que evite el alcohol, excitantes, azúcares y harinas refinadas, embutidos y alimentos muy procesados.

Lo ideal es llevar una dieta en la que predominen las frutas y verduras de calidad; las legumbres; se aumente el consumo de ácidos grasos Omega 3 (pescado azul, frutos secos, semillas), de pescado y de huevos.

Añadir sésamo y comino a las comidas aumenta la producción de leche, además tanto si el sésamo se toma en semilla, aceite o tahín tiene un alto índice de calcio ideal para esta etapa. Algunos alimentos pueden alterar el sabor de la leche: ajo, cebolla, apio, col, especias. En estos casos, se trata de ver la reacción del bebé ante diferentes sabores.

No olvidemos que es indispensable una abundante ingesta de líquidos, agua, leche o bebidas vegetales y zumos (si se puede combinar frutas y verduras mejor), ya que la hidratación de la madre es muy importante.

Remedios naturales durante la lactancia 

Es sabido que algunas hierbas, así como otros remedios o medicamentos, no son compatibles con la lactancia. A continuación, os presentamos algunos remedios que sí son compatibles y que pueden ayudar durante este periodo:

  • Infusión de jengibre, miel y limón: buena para los resfriados, el dolor de garganta y para el estómago.
  • Escaramujo: rica en vitamina C, K y B1. Indicada para la gripe y el resfriado.
  • Manzanilla: antiespasmódica y sedante.
  • Ortiga: tónico para las defensas, depura, activa el metabolismo y es rica en calcio.
  • Trébol rojo: rico en flavonoides, suministra vitaminas al útero y está indicado para el equilibrio del sistema hormonal i nervioso.
  • Roiboos: aumenta las defensas.

A nivel tópico 

Otra opción es aplicar un paño caliente en el pecho sirve para relajar y abrir algún conducto que pueda estar obstruido.

También,los masajes en los senos son muy recomendables. El masaje lo podemos dar con aceite de rosa mosqueta que nos ayudará en caso de grietas y lo daremos poniendo las  manos a los lados de la mama y las desplazaremos suavemente hacia el pezón, un masaje muy suave.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad