Anemia: síntomas, causas y tratamiento

Publicado el miércoles, 19 septiembre 2018

Enfermedades & Síntomas

¿Cuándo tienes anemia?

Se considera  que tenemos anemia cuando no contamos con un número adecuado de glóbulos rojos sanos. Dicho de otra forma, cuando el contenido de hematíes o hemoglobina ha disminuido hasta el punto que empieza a afectar a la función de distribución de oxígeno a las células de nuestro organismo. El conjunto de síntomas y signos que aparece en cada anemia, nos puede orientar sobre la existencia de una enfermedad subyacente.

Síntomas asociados a la anemia

En la anemia aparecen una serie de síntomas que pueden ser originados por varios motivos:

  • Debidos a la hipoxia (disminución de oxígeno en sangre, células y tejidos del organismo).
  • Ocasionados por la enfermedad que ha provocado la anemia.

Entre los síntomas más representativos, el más característico es la astenia, que se caracteriza por un estado de fatiga que persiste en el tiempo. La astenia puede ir acompañada de otros síntomas como son: mareos, dificultad para conciliar el sueño, palidez cutánea, taquicardia, problemas relacionados con la memoria y la atención, e incluso síntomas depresivos.
También pueden aparecer calambres a nivel de las pantorrillas, y en algunos casos acúfenos (zumbidos y/o silbidos en los oídos) y cefaleas, así como alteraciones de las uñas y caída del cabello. Pero, principalmente, la anemia se caracteriza por un agotamiento tanto a nivel físico como mental.

Tipos de anemia

Veamos algunos de ellos:

  • Anemia ferropénica: una de las más comunes, provocada por deficiencia de hierro.
  • Por deficiencia de vitamina B12: en este caso la vitamina B12 es la responsable.
  • Por deficiencia de ácido fólico: originada por la deficiencia de una de las vitaminas del grupo B.
  • Anemia perniciosa: falta de absorción de vitamina B12 que acaba provocando una disminución de los glóbulos rojos.
  • Anemia megaloblástica: originada por enfermedad crónica: anemia cuyo origen está en el padecimiento de alguna enfermedad, como puede ser problemas gastrointestinales, cáncer, enfermedades del sistema inmunitario, hepatitis…

Anemia: ¿cómo prevenirla?

Veamos algunas medidas de carácter general que nos pueden ayudar en la prevención de esta afección:

  • Corregir en principio, la causa de la anemia.
  • Restaurar la microbiota intestinal.
  • La bacteria helycobacter pylori está relacionada con trastornos anémicos. Hay que comprobar si es el origen de la anemia y corregir esta situación.
  • Cuando la causa sea la deficiencia de alguna vitamina corregirla con suplementación y dieta adecuada.
  • En el caso de B12, sobre todo en grupos de riesgo (veganos, mayores de 50 años, problemas con trastornos digestivos), la suplementación será necesaria.
  • En cuanto al hierro podemos optar por alimentos con alto contenido en hierro hemo: carnes, ostras, berberechos, gambas… O bien las personas que no consumen carne encontrarán hierro en vegetales de hoja verde, germinados, frutas desecadas, legumbres, frutos secos…
  • Tener en cuenta que determinadas sustancias (ácido oxálico, fitatos…) compiten con el hierro dificultando la absorción del mismo. Algunas de estas substancias se encuentran en alimentos como el té, café, yema de huevo…). Algunos medicamentos, entre ellos los antiácidos dificultan también la absorción del hierro.

anemia

Tratamiento

En cuanto a la pauta de tratamiento, dependerá de la causa que haya originado la anemia. Pero como pautas generales podemos optar por:

  • Dieta planificada.
  • Suplementación con vitamina B12, u otras vitaminas de grupo B y hierro. Sobre la suplementación en hierro, una de las formas con mayor disponibilidad y menos efectos secundarios, es el bisglicinato de hierro, preferible a usar (normalmente se recomienda el sulfato ferroso).
  • La toma de vitamina C, va a mejorar la absorción del hierro. Podemos usar algún suplemento, o aumentar en nuestra dieta los alimentos que aporten un alto contenido en esta vitamina.
  • Interesante, resulta en este caso la suplementación con oligoelementos, sobre todo para personas que reaccionan mal a las suplementaciones de hierro.
  • La alfalfa y el polen son de gran ayuda en los estados anémicos. También la levadura de cerveza se usa como complemento, puedes añadirla a tus platos o zumos.

 

Recomendación: Aliméntate de forma saludable, y ante las dudas, o si experimentas un estado de astenia inusual, no olvides realizarte un análisis clínico que determinará si tus síntomas están relacionados con la anemia.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad