¡Que la primavera no te toque las narices!

Publicado el miércoles, 26 abril 2017

Enfermedades & SíntomasSalud Natural

La primavera aunque es una estación bella, llena de color, de explosión de vida,… a veces entra en nuestras vidas sin avisar y nos puede pillar con la guardia baja. Es en ese momento en el que aparecen las alergias.

¿Qué es una alergia?

La alergia es una reacción de nuestro cuerpo a un alérgeno, es decir, a un factor o sustancia externa. Estos alérgenos entran en nuestro organismo por la ingestión, el contacto o la inspiración; y aunque no suponen ningún peligro, nuestro sistema inmunitario se arma y defiende nuestro cuerpo del “agresor”.

En primavera las alergias son por aspiración y por contacto, produciendo reacciones inmediatas: rinitis, urticaria, conjuntivitis. Veamos las características de cada una de estas reacciones:

Rinitis

Consiste en una inflamación de la mucosa nasal por la liberación de histamina. Se caracteriza por síntomas como mucosidad nasal (rinorrea), estornudos, congestión nasal y/o picor nasal. Estos síntomas son debidos a la inhalación de aeroalérgenos como los ácaros del polvo, el pelo de animales domésticos, polen, mohos, etc y además, los aires acondicionados lo agravan por los cambios de temperatura.

Urticaria

Cuando la piel entra en contacto directo con el alérgeno, se hace más sensible a la luz del sol y se pone en “modo defensa”. Aparece así el sarpullido, la rojez, el prurito. A veces el sarpullido es el inicio de la alergia primaveral que después ya puede derivar en rinitis.

Conjuntivitis alérgica

Los ojos liberan histamina para protegerse del polen, de manera que se irritan y se hinchan. Esto también se agrava con la luz solar.

¿Qué terapias son las más efectivas para tratar las alergias primaverales?

El tratamiento de las alergias primaverales empieza con la prevención. Si sabemos que sufriremos alergia al llegar la primavera conviene reforzar nuestro sistema inmune. Así que dos meses antes del 21 de marzo podemos empezar con tratamiento fitoterapeutico con equinacea, ginseng y miel. Tendremos nuestro organismo más fuerte.

Si ya entramos en crisis los tratamientos más efectivos son:

Acupuntura

Para reforzar también el sistema inmune. En acupuntura se trabajarán tanto puntos de pulmón como de vesícula biliar e hígado. Este último según la medicina tradicional china es el órgano relacionado con la primavera, y si lo equilibramos el cuerpo en general se equilibrará. Además el hígado está relacionado con los ojos, así que tratar el hígado con acupuntura, será también efectivo para el tratamiento de la conjuntivitis alérgica.

Terapias reflejas

En reflexología podal se trabaja diferentes puntos para el pulmón y la nariz y además estimularemos las suprarrenales pera mejorar las defensas. Si hacemos auriculoterapia, trabajaremos el punto específico de la oreja para la alergia.

Naturopatía

Desde la naturopatía, el abordaje puede ser tanto desde Sales de Schüssler, Flores de Bach u oligoelementos. En los tres casos se trabaja en dos direcciones: aliviar los síntomas y reforzar el organismo.

Fitoterapia

El tratamiento con plantas naturales puede ser vía oral con extractos de cúrcuma, sello de oro, ortiga o llantén. Para la rinitis también podemos utilizar tinturas de caléndula, manzanilla o hamamelis. Para la piel el oleato de hipérico (por la noche ya que es fotosensible), el aloe o el aceite de girasol nos aliviaran.

Por último no olvidemos la dieta. Desde un punto de vista dieto-terapéutico una dieta baja en histamina, gluten y lácteos nos ayudará a pasar la primavera en buena forma. Es recomendable evitar las conservas, el azúcar, harinas refinadas, los excitantes café, chocolate, te….; los frutos secos, algunos pescados, los huevos (en especial la clara) y algunas frutas y verduras como los cítricos, las fresas o el tomate.

Los alimentos que contienen histamina:

Alimentos ricos en histamina

Aguacate Chocolate Kiwi Piña
Alcohol Ciruelas Lácteos Plátano
Azúcar blanco Espinacas Limón Pomelo
Bananas Estabilizantes Mandarina Productos procesados
Berenjena Aspartamo y glutamato Mariscos Quesos
Caballa Frambuesa Naranja Soja
Café Fresas Papaya Tomates
Frutos secos Patata Trigo
Carne procesada Hongos Pescado Verduras fermentadas
Cerdo y embutidos Huevos Pimiento Yogur

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...

WIKI TERAPIAS

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibirás artículos sobre alimentación y salud natural

He leído y acepto la política de privacidad